Amazon aspira a mostrar en 'G.E.O.: Más allá del límite' una realidad que los espectadores nunca han visto
Amazon Prime
Amazon aspira a mostrar en 'G.E.O.: Más allá del límite' una realidad que los espectadores nunca han visto

Las pruebas de acceso al G.E.O. figuran entre las más exigentes del mundo y, hasta ahora, nadie había podido tener acceso a ellas. La docuserie 'G.E.O.: Más allá del límite', que Amazon Prime Video estrenará el 15 de octubre, las mostrará de una manera diferente a lo que podríamos esperar.

Por Marina Such - 07 Oct 2021

Los primeros episodios de G.E.O.: Más allá del límite dejan muy claro el tono de lo que vamos a ver: un centenar de aspirantes a entrar en el Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional resisten en mitad de la noche invernal, en calzoncillos, metidos en el río Tajo hasta la cintura. Muchos de ellos tiemblan de frío e intentan concentrarse para no abandonar el curso de instrucción en el primer día de los siete meses y medio que durará. Los instructores los observan desde la orilla y les recuerdan que, si no se ven capaces de aguantar, que salgan del agua ahora porque las pruebas solo van a ir a peor. Uno de los candidatos es evacuado en camilla.

La capacidad de sacrificio, la resistencia física y la fortaleza mental son algunos de los aspectos que más destacan de esta producción de Buendía Estudios para Amazon Prime Video, que la estrenará el 15 de octubre. Son ocho episodios, de una hora de duración, que consiguen lo que María José Rodríguez, jefa de originales en España, define como "un acceso muy generoso y muy íntimo". "Ha sido un lujo rodar el día a día del curso", explica el director de la serie, David Miralles, que añade que "hemos tenido medios que no son habituales en los documentales".

El G.E.O., creado en 1978 para la lucha antiterrorista, ha sido siempre bastante hermético a los intentos de mostrar su funcionamiento o de contar cómo son las personas que forman parte de él. Así que esta serie es "un ejercicio de transparencia", en palabras de su comisario general, Javier Díaz Noguerales: "es una oportunidad de trasladar a la ciudadanía la vocación de servicio público". El director del curso de instrucción, el inspector Pelayo, es uno de los personajes principales del programa, quien va contando a cámara lo que buscan en los aspirantes y lo que cada uno de ellos debe de tener para ser un agente del G.E.O.

"(Queríamos) eliminar el cliché de que en estas unidades prima la fuera física, el músculo", explica. En lo que más se incide en las pruebas es en la fortaleza mental y en la capacidad de resiliencia ante las adversidades, algo que se refleja en la docuserie. Miralles cuenta que la treintena de personas que componían el equipo de rodaje se integraron poco a poco con los policías que hacían el curso para ganarse su confianza, algo fundamental para conseguir un acceso tan amplio.

"Requiere de mucha cautela, mucho respeto y honradez", cuenta, añadiendo que los responsables del G.E.O. no les pusieron límites en lo que grababan. Solo dejaron fuera momentos que podían desvelar tácticas concretas y que eran susceptibles de afectar la capacidad operativa de la unidad.

'G.E.O.: Más allá del límite' ha tenido un acceso sin precedentes a la unidad.
'G.E.O.: Más allá del límite' ha tenido un acceso sin precedentes a la unidad.

Después de series de ficción como Antidisturbios, G.E.O.: Más allá del límite puede verse como una maniobra para mejorar la imagen de la policía poniendo caras y nombres a los agentes que quieren entrar en ese cuerpo de élite, mostrando sus aspiraciones y lo que tienen que superar para entrar en él. La serie, aunque es documental, tira de técnicas de la ficción para construir el relato. "Utilizamos un enfoque cercano a los códigos de la ficción, pero todo es real", puntualiza David Miralles, que asegura que han querido alejarse de lo que podría haber sido un reality show.

El rodaje sufrió la paralización provocada por el confinamiento a causa de la pandemia y, cuando se retomó, se establecieron protocolos sanitarios muy estrictos. Los implicados en la serie aseguran que, para entonces, ellos y los instructores y aspirantes del curso formaban su propia burbuja y habían creado un ambiente de confianza entre todos, confianza necesaria para que se pudiera contar lo que al final se ve en sus episodios, que están rodados como si fuera una película de acción.