No grites

V.O: No grites 2020
  • 1 temp.
  • Terror

Ficha técnica

Productores/as:
Sebastian Betz
Directores/as:
Sebastian Dietsch
Reparto:
Daniel Quaranta
,
Mariana Brangeri
,
Virginia Lombardo
Guionistas:
Martin Méndez
Ver serie

Estrenada en el verano de 2020, No grites es una miniserie de terror argentina compuesta por cinco episodios relacionados entre sí de una forma bastante innovadora. En sólo 10 minutos, cada uno de ellos muestra la venganza de un ente maligno a partir de sucesos discontinuos que se narran en un tiempo cronológico inverso. Toda una floritura narrativa que, desde luego, ha llamado la atención de los fans del género.

En detalle, su argumento pone el punto de mira en una casa a lo largo de varias décadas. Así, el guion repasa las distintas historias de las personas que vivieron o pisaron este misterioso lugar; del presente al pasado. Todos estos momentos vienen marcados por la presencia de un ser sobrenatural y sediento de venganza que habita entre las paredes y cuyas acciones parecen imparables. ¿Quién es? ¿Por qué lo hace? Tendrás que sobrevivir a cada entrega para descubrir todas las piezas del rompecabezas.

Como curiosidad, No grites es la ganadora de una convocatoria a la que se presentaron más de 500 proyectos de serie. El concurso fue organizado por la Secretaría de Medios y Comunicación Pública, de la que depende Contar, una plataforma de contenidos pública y gratuita, para quien la ficción fue el segundo título en llegar a su catálogo tras Terapia en cuarentena. Y lo hizo, por cierto, con un coste total cercano a los 60.000 dólares.

En este sentido, el director de la serie, Sebastián Diestch (Zombies), parece tener claro por qué la propuesta acabó haciéndose con la ayuda: “Apostaron por algo distinto. Las series cortas son mayormente comedias de bajo presupuesto. En este caso, el presupuesto no era tan bajo por el despliegue de producción que suponía y el género es poco común. Yo creo que arriesgaron porque vieron potencial para alcanzar más público para la plataforma y para poder distribuirla fuera de Argentina”.

Siguiendo al realizador, la idea del proyecto surgió unos 5 años antes, “cuando las series cortas se llamaban webseries y se veían en YouTube”. En las primeras fases, lo que se tenía en mente era una colección de pequeños cortometrajes que no sólo tuvieran sentido de forma individual, sino que al unirse formaran parte de un todo. Junto al equipo formado por el guionista Martín Méndez (El Presidente) y el productor Sebastián Betz (A Little Horness Goat), a Diestch se le ocurrió que “estaría bueno” que la historia empezara en el presente y que cada capítulo fuera atrás en el tiempo, hasta llegar a descubrir el origen del mal.

Como apunte, conviene señalar que, a pesar de que la miniserie se enmarque dentro del terror, la voluntad del equipo es desarrollar a la vez un subtexto capaz de tratar temas relevantes. Es más, el período temporal en el que se ubican las historias está marcado por la última dictadura sufrida en el país. “Es una herida abierta que tenemos los argentinos (...) Está bueno animarse a hablar de épocas trágicas desde géneros distintos. Lo hemos visto con La vida es bella o la reciente Jojo Rabbit, ambas sobre la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto”, apuntan desde la producción.

A la hora de trasladar la idea a la pantalla, No grites contó con un elenco muy variado en el que destacan rostros como: Virginia Lombardo (Condenados); Ana Carolina Parisi (Mala letra); Jorge Alberto Gentile y Pablo Gonzalo Pérez (Pekín); Gabriel Schapiro (El fútbol o yo); Oscar Munner (Anita); Daniel Quaranta (El Perro Molina); Valentín Salaverry (Pequeña Victoria); o Mariana Brangeri (Mar del Plata), entre otros.

Por supuesto, la casa es otra de las grandes protagonistas. De hecho, todos los episodios arrancan con el mismo plano, reflejando su “estado mental” en ese momento y época. Claro que encontrar un espacio tan evocador no fue tarea fácil, tal y como relata el propio Dietsch: “Teníamos varias cosas en cuenta: que fuera antigua, que no estuviera lejos para el traslado y que pudiésemos intervenirla lo más posible sin tener problemas con los dueños (...) Cuando entramos a verla nos dio miedo, literal (...) Está céntrica, con tránsito, y eso le suma un drama extra. No es la típica casa aislada del mundo, es una casa maldita en medio de la ciudad”.

Con todo, No grites es una serie de terror de origen humilde que nos invita a hacer un viaje de pesadilla a través de las vivencias de una casa. Es un planteamiento antes visto en títulos como Ju-On: Orígenes o Room 104 y que suele ser bien recibido por los amantes del escalofrío. En este caso, seremos testigos de posesiones demoníacas, curas exorcistas y alumbramientos muy siniestros; a la vez que tratamos de descubrir cuál es la verdadera y oscura causa detrás del mal que perturba a los huéspedes.