Acosador nocturno. A la caza de un asesino en serie

V.O: Night Stalker: The Hunt for a Serial Killer 2021
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Ver serie

Lo que le gusta a Netflix un buen documental 'true crime'. Y es que la plataforma estadounidense decidió apostar casi desde el principio por los documentales, un género poco habitual hasta entonces entre el gran público, y en concreto por destripar los casos más complejos o impactantes de asesinatos. Uno de los más importantes fue el de Night Stalker: The Hunt for a Serial Killer.

En esta docuserie retrocedemos hasta los años 80 para conocer el caso de uno de los mayores asesinos en serie en la historia de Estados Unidos. Se trata de Richard Ramírez, un hombre que se dedicaba a acosar y asaltar a viandantes por la noche para después asesinarlos en Los Ángeles. A veces incluso se colaba en las casas por las ventanas abiertas, y cualquiera podía ser la siguiente víctima.

En España es habitual ver chalets o pisos bajos con barras en las ventanas para evitar que un asaltante pueda entrar en casa. En Estados Unidos, sin embargo, dejan las ventanas abiertas sin ningún tipo de protección (claro que te arriesgas a un balazo, así que…) excepto en las zonas en las que acechaba en su día el asesino en serie, donde sí cubren sus ventanas.

El documental arranca en 1984, cuando comenzaba a hacerse notorio el caso. A partir de ahí, el número de víctimas fue creciendo de manera casi exponencial hasta el verano de 1985, cuando California vivía sumida en el terror de tener un asesino en serie al que la policía no era capaz de detener. Desde niños de 6 años hasta ancianos de 82, usando pistolas, cuchillos, martillos… El sur de Estados vivía con la sensación de que podrían ser los siguientes.

El caso se desenvuelve durante cuatro episodios a través del testimonio de los dos agentes del departamento del sheriff del condado de Los Ángeles que persiguieron al criminal hasta encontrarlo. Sus declaraciones están acompañadas de las de algunas víctimas que consiguieron escapar a la ira del Acosador Nocturno (Night Stalker).

La idea nace del productor Tim Walsh, que se entrevistó con uno de los agentes y este le confesó que le extrañaba que nunca se hubiese contado a fondo la historia de uno de los asesinos más icónicos de Estados Unidos. Fue ahí cuando decidió producir el documental junto con Tiller Russell (Chicago Fire), que además de producir dirige la miniserie.

Lo que hace especial y diferente a este 'true crime' frente a otros es cómo está contado. Y es que Russell decidió imbuirle un aire de cine noir. “Hay una tradición en Los Ángeles de cine noir que llega hasta Tarantino y Érase una vez en Hollywood”, explica del director. El juego de luces y sombras le dan una pesadez que la distingue del resto de su género.

El 'true crime' era un género que más pronto que tarde comenzaría a verse trillado ante tanta repetición de casos similares. Por eso, en 2020 Netflix decidió innovar con Night Stalker: The Hunt for a Serial Killer, un documental centrado en uno de los mayores asesinos en serie de Estados Unidos contado como si se tratase de cine negro.