Mucho más allá: Así se hizo Frozen II

V.O: Into the Unknown: Making Frozen 2 2020
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Ver serie

¿Sabéis que la melodía que escucha Elsa en Frozen II es en realidad el Dies Irae? Se trata de una sucesión melódica que se remonta a la música fúnebre gregoriana del siglo XI y que en el cine ha sido utilizada en películas como Star Wars, Ciudadano Kane o El rey león para remitirnos a la muerte o el peligro. Pues Disney, a sabiendas, la ha convertido en el punto central de la película y de su canción más famosa, Mucho más allá. Una genialidad. Y es que detrás del cine hay muchos secretos y trabajo, y en el documental Mucho más allá: Así se hizo Frozen II podemos descubrir algunos de ellos.

No se trata de una serie documental para niños, sino que está enfocada hacia adultos y adolescentes que sean fans de la película y, sobre todo, a aquellos que sientan curiosidad por conocer los entresijos de la animación y los engranajes de la película. A través de sus seis episodios, conoceremos cómo ha sido el proceso de creación de Frozen II, un camino que no siempre ha sido fácil.

Uno de los puntos fuertes de la película es su espectacular animación y el increíble trabajo realizado por el departamento de arte. Por ejemplo, una animadora se grabó gesticulando lo que debía hacer Elsa para luego animarlo y que quedase más realista. No solo lo hizo con ella, sino también con Kristoff y con ¡todos los renos!

También nos acercamos al proceso creativo detrás de la otra gran fortaleza del largometraje: la música. Kristen Anderson-López y Robert López nos muestran cómo fue la escritura de las canciones, los cambios de última hora y lo que hay detrás de ellas. Además, también descubrimos el proceso de grabación o la emoción de Kristen Bell (The Good Place) cuando pone voz a uno de los temas más tristes de Anna.

Pero no todo es tan idílico, y las cámaras captaron uno de los momentos más tensos del rodaje en el que los productores querían que la canción Muéstrate fuese algo más del estilo “Ya estoy en casa”. Sin embargo, a la dupla de compositores les parecía una idea aburrida y defendieron la profundidad y sentimentalismo del tema. Y menos mal que ganaron, porque nos regalaron una de las mejores canciones de la saga.

Esta honestidad de Disney ha sido muy aplaudida por la crítica. La factoría no ha querido vendernos una historia feliz sobre la creación de una película, sino que se adentra en el proceso creativo tal y como es, con sus tensiones, sus errores y sus dudas. Eso sí, sin renunciar al lado sentimental y mágico que lo envuelve, que por algo es Disney.

Todo esto lo tenemos gracias a su directora, Megan Harding, que ya realizó el making of de Frozen. En una conversación en los estudios con Jennifer Lee, la directora de la película, hablaron de cómo se hizo la primera entrega y el éxito que tuvo, y pensó que era una lástima no haber tenido las cámaras dentro para documentarlo. Así que, cuando se confirmó la secuela, le propuso a los estudios llevar a cabo esta producción.

Aunque la mayor parte del proceso se produzca en los ordenadores y no en un set de rodaje, eso no hace menos interesante la creación de una película animada. Y gracias a Disney podemos ver en Mucho más allá: Así se hizo Frozen II cómo nació uno de los largometrajes más esperados y que más recaudó en taquilla en 2019.