'Mr. Corman' y otras series que se meten de lleno en la crisis existencial de los 30
Listas de series
'Mr. Corman' y otras series que se meten de lleno en la crisis existencial de los 30

Te levantas, te miras en el espejo y te preguntas... "¿quién es este y qué ha hecho con mi vida?". 'Mr. Corman' es justamente eso: una crisis existencial. La de los 30 años. Tu vida no es como te la esperabas. Esa idea que nos han vendido cien mil veces como ideal: trabajo, familia y éxito no se corresponde casi nunca con la realidad de cada uno. ¿Qué pasa cuando hace tiempo que hemos dejado aparcados nuestros sueños? y... ¿cómo vivimos aceptando que nuestra vida no es cómo la esperábamos? Pues lo hacemos con series, porque ellas también están plagadas de ejemplos de esta crisis de los 30 que, antes o después (sea la década que sea), nos golpea a todos.

Por Israel Alejandre Carbajo - 05 Aug 2021

Mr. Corman sigue la rutina de Josh Corman, un profesor con alma de artista al que no le habría importado serlo a tiempo completo. Pero su vida dista mucho de ser como la quería hace años: su sueño era tener una carrera musical, pero no pudo ser y ahora se encuentra dando clase a niños de primaria en una escuela pública.

Y por si esto fuera poco, su vida sentimental tampoco es para tirar cohetes. Su ahora ex-prometida le dejó y su hueco en casa ahora lo ocupa Víctor, su mejor amigo del instituto. Así que imaginad. En vez de avanzar, Josh tiene la impresión de que su vida va hacia atrás.

Todas estas dudas, preguntas y reveses los vemos de vez en cuando en otras series que tienen en común una crisis de los 30 que llegó después de que los hijos de las generaciones de 1950, 1960 y 1970 a los que les habían enseñado que la vida consistía en estudiar o aprender un negocio, encontrar pareja, trabajo fijo, independizarse y tener una familia se quedaran sin una o varias de estas cosas. Hasta hace unos años, si tenías eso, lo tenías todo. Pero entonces llegó la crisis de las hipotecas de 2008 y, a pesar de estar más que preparados para cumplir esas aspiraciones, se vieron truncadas de una forma u otra.

Ha habido que reinventarse, empezar de nuevo y encontrar un sitio en un mundo en el que se nos había dicho que lo tendríamos todo. Y como no hay crisis de los 30 que se precie sin su ración de drama y de comedia, para eso están las series. Para empatizar, para reírnos y también para darnos cuenta de lo perdidos que estamos muchas veces y no pasa nada por aceptarlo y seguir adelante. Eso nos dice Mr. Corman, y Fleabag... y muchas otras. Aquí os dejamos una pequeña muestra...