Monstruos a la obra

V.O: Monsters at Work 2021
  • 1 temp.
  • Animación

Ficha técnica

Productores/as:
Ferrell Barron
,
Kathleen Shugrue
Directores/as:
Kate Good
,
Rob Gibbs
,
Stephen J. Anderson
Reparto:
Ben Feldman
,
Henry Winkler
,
Mindy Kaling
Guionistas:
Roberts Gannaway
Ver serie

Corría el año 2001 cuando el público vio por primera vez a James P. Sullivan y Mike Wazowski. Tanto el primero, un monstruo de pelo azul de más de dos metros, como el segundo, parecido a un guisante y con un único ojo, enamoraron locamente a todos, logrando que el boom de Monstruos S.A. aún sea imposible de cuantificar. Al menos en lo sentimental, pues no hay más que ver la locura colectiva tras anunciarse Monstruos a la obra, el esperado primer spin-off televisivo de la franquicia.

En detalle, la propuesta ha sido desarrollada conjuntamente por Disney y Pixar con la misión de ampliar un universo que nació con la mencionada Monstruos S.A., la cuarta película del estudio de Toy Story o Bichos, y que tuvo una precuela titulada Monstruos University en 2013. A modo de curiosidad, hay que decir que la trama de la serie retoma la acción seis meses después del final de la película original, recuperando además parte de los personajes de entonces y creando otros para la ocasión.

En ese contexto, Monstruos a la obra sigue las peripecias de Tylor Tuskmon, un ansioso joven de color morado que se graduó en la Monsters University como el mejor de su promoción. Allí se esforzó durante años con una única meta: llegar a ser asustador. Sin embargo, al conseguir un puesto en Monstruos S.A., descubre que los sustos quedaron atrás y que ahora lo que mola es la risa. Debido a esto, Tylor acaba reasignado junto a un grupo de mecánicos marginados. Pero esto no durará mucho, ya que tiene un plan para convertirse en bromista. O eso dice.

En términos creativos, el proyecto viene firmado por Roberts Gannaway, nominado al Annie a Mejor Director por Timón y Pumba en 1997. Además de eso, el veterano artista cuenta con una trayectoria que se inicia como guionista en 1988 con Cuentos desde la oscuridad y que luego se expande con trabajos como director en House of Mouse o 101 Dálmatas: The Series, y también como productor en Kuzco: Un Emperador en el Cole o Lilo & Stitch: The Series.

Junto a Gannaway se encuentra un equipo compuesto por los productores Kathleen Shugrue (Megaconstrucciones) y el nominado al BAFTA Children’s Ferrell Barron (Aviones: Equipo de Rescate), así como un trío de directores en el que cabría destacar al fallecido Rob Gibbs, uno de los animadores importantes de Disney en los últimos tiempos, quien ha trabajado como artista de storyboard en títulos de la talla de Toy Story 2, Dinosaurio, Brave o la propia Monstruos S.A.

En cuanto al elenco de voces, la principal característica es la reunión de nuevos fichajes y viejos conocidos. En el primer grupo se encuentran Ben Feldman (Silicon Valley) y Mindy Kaling (The Office), nominados al Emmy, el dos veces ganador del Globo de Oro Henry Winkler (Barry), Alanna Ubach (Coco) y Lucas Neff (Hope); en el segundo, el también ganador del Globo de Oro John Goodman (Barton Fink) como James P. Sullivan y los nominados Bonnie Hunt (Jumanji) y Billy Crystal (Cuando Harry encontró a Sally...) como el mítico Mike Wazowski.

Como curiosidad, merece la pena señalar que Monstruos a la obra es la segunda serie animada para televisión producida por Disney y basada a su vez en una película de Pixar. Para encontrar a su predecesora habría que remontarse a Buzz Lightyear of Star Command, estrenada allá por el año 2000. Esta lista no cuenta, sin embargo, Los cuentos de Mate e Historias de Radiador Springs, que más bien fueron colecciones de cortos emitidos en televisión en 2008 y 2013, respectivamente.

En definitiva, hablar de Monstruos a la obra es hablar de uno de los productos más esperados de Disney+. Ya no sólo por haber heredado la energía, el ingenio o el humor de la cinta original, que ya es un mérito, sino por el factor nostalgia y sobre todo por la capacidad de la saga para conectar de nuevo a padres e hijos. Porque la serie, además de ser el ansiado reencuentro para aquellos que visitaron por primera vez Monstruópolis siendo niños, es una invitación para una nueva generación de espectadores. Y no, ellos tampoco superarán el adiós de Boo.