McCartney 3, 2, 1

V.O: McCartney 3, 2, 1 2021
  • 1 temp.
  • musical

Ficha técnica

Directores/as:
Zachary Heinzerling
Reparto:
Paul McCartney
,
Rick Rubin
Ver serie

La sombra que los Beatles arrojan sobre la música y la cultura popular sigue siendo muy alargada. Su influencia se nota en los sitios más insospechados y sus canciones son tan ubicuas, que al final las damos por sentadas. Todos nos sabemos Help! o nos hemos acostumbrado a escuchar Yesterday o Get back por todas partes, así que muy pocas veces les prestamos de verdad atención. Sin embargo, cuando dejamos de oír esas canciones y pasamos a escucharlas, surgen las sorpresas.

McCartney 3, 2, 1 toma ese camino, el de escuchar, analizar y diseccionar algunos de los temas más conocidos no solo de los Beatles, sino de uno de sus integrantes, Paul McCartney, responsable junto con John Lennon de la gran mayoría del repertorio del grupo. El artista es el centro de esta docuserie de seis episodios que adopta una estructura bastante diferente de lo habitual, pues su eje central es una conversación entre McCartney y Rick Rubin, productor de éxito que ha trabajado con Beastie Boys, Dixie Chicks, Red Hot Chili Peppers, Green Day, U2, Metallica, Johnny Cash y un largo etcétera.

Ambos se dedican a escuchar algunas canciones, de las que Rubin tiene las cintas de grabación originales, y charlan sobre el proceso de composición y grabación en el estudio. Destacan algunas pistas sobre otras para comentar por qué la línea del bajo es de esa manera en algunas canciones, o las influencias del rock clásico y del country que hay en otras.

A lo largo de la charla, centrada en la carrera de McCartney con los Beatles y en solitario, aprovechan para recordar también cómo se conocieron y qué aportaban al grupo cada uno de los cuatro de Liverpool y hasta para que Paul cuente por qué decidió aislarse en una granja en Escocia cuando la banda se separó. El mismo tratamiento se dedican a algunas canciones de McCartney con su siguiente grupo, los Wings.

La docuserie está dirigida por Zachary Heinzerling, nominado al Oscar por Cutie and the boxer y responsable también de Dirty Money, y sus seis capítulos, de 30 minutos de duración, se articulan, de una manera muy poco rígida, alrededor de un tema concreto. Un episodio puede girar alrededor de las influencias de los Beatles (que incluyen hasta a Bach), otro sobre los acordes básicos para componer cualquier canción y otro, sobre los experimentos que el grupo se permitía en el estudio y en los que siempre participaba George Martin, su productor de confianza.

Por supuesto, también se habla sobre los viajes de los Beatles a la India y la charla entre Rubin y McCartney se intercala con imágenes de la época. Es un paseo por los recuerdos de McCartney, que también toca a la guitarra o al piano las primeras versiones muy básicas de éxitos como Yesterday.

McCartney 3, 2, 1 se encuadra en una tendencia de documentales musicales que quieren adentrarse más en las minucias de cómo se hacen las canciones, o de la influencia que la música puede tener en las personas a su alrededor y hasta la sociedad. El enfoque en este caso es muy personal, ya que es la carrera de Paul McCartney y la experiencia como productor y, sobre todo, como fan de Rick Rubin lo que impulsa los episodios.