Los ladrones del bosque

V.O: Thieves of the wood 0
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Maarten Moerkerke
,
Pieter Van Hees
,
Robin Pront
Reparto:
Dick Carlier
,
Gerd Maes
,
Jeroen Perceval
,
Joke Desmaele
,
Lucas De Mulder
,
Ludo Hoogmartens
,
Manou Kersting
,
Peter De Graef
,
Ruth Beeckmans
,
Stef Aerts
Guionistas:
Benjamin Sprengers
,
Christophe Dirickx
,
Louis Paul Boon
Ver serie

El género de aventuras clásico, con espadachines, capas y buenos contra malos, está un poco olvidado en el mundo de las series. Bélgica hace su apuesta con Los ladrones del bosque, la enésima adaptación del mito de Robin Hood, aunque en una versión flamenca que se rodó en 2018 y que ha tardado dos años hasta estrenarse en España a través de Netflix.

A mediados del siglo XVIII el bandolero Jan de Lichte lidera la revuelta popular contra la aristocracia de Flandes tras desertar de las filas del ejército austriaco. Al volver a su pueblo descubre cómo ha cambiado completamente convirtiéndose en un campamento del ejército francés mientras familiares y amigos han sido desterrados a vivir en el bosque de Kluisbossen. Jan convence a su hermanastro Tincke para formar una guerrilla y robar a los terratenientes que se han rendido ante los franceses y poder repartir así las riquezas entre los más pobres.

Como todos sabemos, o si no os lo aclaramos ahora, Robin Hood nunca existió de verdad. Es fruto de la tradición popular inglesa, aunque sí es cierto que el personaje se nutrió de las historias reales de bandidos que luchaban por toda Europa contra la opresión de los ricos y aristócratas. Reales fueron Ghino di Tacco, que llegó a parecer en La divina comedia de Dante, o el archiconocido arquero suizo Guillermo Tell.

Real fue también Jan de Lichte y los directores Maarten Moerkerke, Robin Pront y Pieter Van Hees, creadores de la adaptación de la novela de aventuras De bende van Jan de Lichte, de Louis Paul Boon. Nacido en la actual Bélgica, el Jan real creció en una familia muy pobre y desde muy joven se dedicó a luchar por sobrevivir. Participó de forma breve en la Guerra de Sucesión Austriaca y volvió a su hogar tras desertar. No está demostrado históricamente que liderase el grupo, pero sí que durante años recorrió caminos saqueando a los más ricos. Fue ejecutado cuando aún no había cumplido los 25 años.

La serie dulcifica claramente su imagen. Los libros de historia destacan de él que fue un sanguinario forajido, famoso por asesinar a los posibles testigos de sus robos para evitar problemas. Pero en la serie le envuelve el halo romántico de justiciero, del que hace el mal, aunque solo porque lo hace en nombre de la justicia social.

Matteo Simoni (Call boys), uno de los rostros más famosos entre los jóvenes actores belgas, interpreta al héroe Jan de Lichte. Su perseguidor, el alguacil Baru es el actor, director y productor Tom Van Dyck (Met Man en macth). Completan el casting Dirk Roofthooft (De Infiltrant), Stef Aerts (Call boys), Anne-Laure Vadeputte (Mujeres de la noche) o Charlotte Timmers (Vermist).

Personajes arquetípicos componen el reparto de esta serie: el malvado terrateniente, el alguacil honrado en una encrucijada moral, una bella doncella en apuros, un Obispo cómplice… Los belgas han destacado por sus series de género negro, asesinatos e investigaciones y parece que esta ficción no pasará a la historia de sus mejores producciones.

Aunque la acogida allí no ha sido mala, la mayor crítica hasta ahora a la serie se centra en la falta de veracidad en las escenas de violencia. ¿Cómo es posible que el protagonista sea arrastrado durante minutos por un caballo y pueda levantarse como si nada hubiese pasado? Tendrán que perfeccionar algunos aspectos si se deciden a llevar a la pequeña pantalla la segunda novela, que sitúa a los personajes 20 años después.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x04
  • 1x05
  • 1x06