Los hijos de Sam: Un descenso a los infiernos

V.O: The Sons of Sam: A Descent Into Darkness 2021
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Directores/as:
Joshua Zeman
Ver serie

Netflix se convirtió en el gran valedor de los documentales 'true crime' gracias a su gran apuesta por estas producciones. La plataforma de streaming nos acostumbró a series que nos mostraban cómo había sido un crimen o un asesino en serie famoso, aunque esta vez fue un paso más allá. Y es que Los hijos de Sam: un descenso a los infiernos es más que una mera docuserie criminal.

Pongámonos en contexto. El protagonista de esta serie es David Berkowitz, un asesino en serie que acabó con la vida de ocho personas desde julio de 1976 a verano de 1977. Fue detenido y condenado un año más tarde por sus crímenes y pasó a ser conocido como "El hijo de Sam" o "El asesino del calibre 44" (por razones que podréis intuir).

El nombre del “hijo de Sam” fue acuñado por la prensa porque, cuando fue detenido, confesó haber cometido los crímenes siguiendo las órdenes de un perro poseído por un demonio llamado Sam. Años más tarde, afirmó que el perro había sido una invención de la prensa y que él oía voces de Samhaín, un malvado druida celta que da nombre a la festividad que se celebra aún hoy en países celtas y Galicia y que derivó en el resto del mundo en Halloween.

Seguro que, leyendo estas líneas, el caso le sonará a muchos espectadores. Y es que Berkowitz formó parte de la segunda temporada de Mindhunter, la serie dirigida por David Fincher (Seven, Zodiac) y protagonizada por Jonathan Groff (Looking) y Holt McCallany (Blue Bloods). En la ficción, el encargado de darle vida fue Oliver Cooper (Red Oaks).

Pero volvamos al caso. Hasta aquí, todo normal. Más o menos. Aunque, ¿y si los hechos no hubieran ocurrido tal y como se contaron? ¿Y si sus asesinatos formaban parte de algo más que la mente perturbada de un asesino en serie? ¿Podría tener relación con los casos de Charles Manson y su culto? Estas son en realidad las preguntas a las que quiere responder Los hijos de Sam: Un descenso a los infiernos.

Todo nace de la obsesión del periodista Maury Terry, que siempre creyó que el caso estaba relacionado con un culto satánico. Terry escribió un libro, titulado Ultimate Evil, en el que explicaba sus conclusiones. Por desgracia, falleció en 2015, por lo que no pudo aportar su amplia experiencia en el tema (lo denominó una “obsesión de por vida”).

El testigo lo recogió el director del documental, Joshua Zeman (Montaña Homicida). Según confesó, él no creía mucho en esta teoría, que relacionaba con el “pánico satánico”. Fueron dos policías de Nueva York los que le mostraron la realidad. Zeman leyó el libro y comenzó a investigar hasta descubrir cómo se fue construyendo el relato “oficial” de este pistolero solitario.

Los hijos de Sam: Un descenso a los infiernos no quiere hablarnos sobre quién fue David Berlowitz ni sus crímenes, sino que pretende arrojar luz sobre un caso que esconde -o del que han ocultado, más bien- muchos secretos que están por revelar. Una investigación que relaciona directamente sus ocho asesinatos con los cultos satánicos. ¿Fue un heredero de Charles Manson?