La sangre helada

V.O: The North Water 2021
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Productores/as:
Ildiko Kemeny
,
Kate Ogborn
,
Nicky Earnshaw
Directores/as:
Andrew Haigh
Reparto:
Colin Farrell
,
Jack O'Connell
,
Stephen Graham
Guionistas:
Andrew Haigh
Ver serie

“Era aterrador y condenadamente frío. Teníamos la sensación de que no debíamos estar allí”. Son palabras de Sam Spruell, miembro del reparto de La sangre helada, inquietante miniserie que se ambienta en mitad del Ártico y que, de alguna manera, pretende explorar los rincones más oscuros de la condición humana. Todo a partir de una historia en la que un barco ballenero del siglo XIX zarpa con un asesino a bordo.

En detalle, el relato sigue al joven Patrick Sumner, un cirujano caído en desgracia tras sobrevivir a los horrores de la guerra como sargento del ejército británico en la India. Perseguido por su pasado, Sumner decide esconderse alistándose como médico a bordo del Volunteer, un barco ballenero con un itinerario tremendamente exigente: zarpar desde Yorkshire en dirección a las heladas aguas de caza del Círculo Polar Ártico.

Durante la dura travesía, Sumner conoce al arponero oficial del barco, Henry Drax, un tipo frío y despiadado que parece haber dejado en tierra cualquier ápice de moral. Así, en medio de un entorno hostil y rodeado de hombres que luchan cada minuto por sobrevivir, Sumner pronto se ve atrapado en un viaje funesto y aterrador, acompañado por la sombra amenazante de un sangriento psicópata con el que comparte navegación.

Titulada The North Water en su versión original, la ficción fue estrenada en Estados Unidos allá por julio de 2021. En cuanto al proyecto, éste fue llevado a cabo gracias a la colaboración entre Rhombus Media y See-Saw Films, la compañía detrás de títulos como El discurso del rey, Shame o Top of the Lake. La producción fue un auténtico desafío que obligó al equipo a vivir en dos pequeñas embarcaciones en el Ártico durante seis semanas.

Es más, a excepción de los momentos en la ciudad inglesa de Hull, la ficción rodó la mayoría de sus secuencias en el archipiélago helado de Svalbard. En concreto, la zona de grabación se situó 81 grados al norte, lo que propició, en otras palabras, que el rodaje se desarrollara en el punto más septentrional al que nunca antes había trabajado ninguna producción. Tal era el frío que la mayoría del elenco era incapaz de ensayar sus escenas.

A nivel creativo, el responsable de la serie es el cineasta Andrew Haigh, nominado al BAFTA y al British Independent Film Award en tres ocasiones. Respecto a su filmografía, conviene señalar que, pese a haber estado implicado en títulos como Looking o The OA, Haigh es más conocido por su faceta cinematográfica, donde ha firmado obras de la talla de Weekend, Lean on Pete o 45 Years, la cual obtuvo una nominación al Oscar para Charlotte Rampling.

Escrito por el propio Haigh, el guion de La sangre helada es una adaptación de la novela de Ian McGuire, publicada en 2016 y finalista del Man Booker Prize de aquel año. De la obra original se han escrito multitud de reseñas. La mayoría de ellas la destaca como una historia de muerte y supervivencia; un relato seco, violento, perverso y repleto de escenas cruentas, capaces de poner el vello de punta incluso al lector más bragado.

En el plano artístico, el reparto viene encabezado por el ganador del Globo de Oro Colin Farrell (True Detective) y Jack O’Connell (Godless), nominado al BAFTA Scotland Award en 2014. Junto a ellos se encuentran rostros tan reconocibles como Stephen Graham (Condena), cuatro veces nominado al BAFTA TV; Sam Spruell (The Last Ship); el nominado al Emmy Peter Mullan (Top of the Lake); o Tom Courtenay (Unforgotten), doble nominado al Oscar en 1966 y 1984.

Con estos ingredientes, sorprende que La sangre helada no recibiera el aplauso unánime de la crítica especializada. Entre las principales quejas está el ritmo lento y una especie de obligación que parece tener la serie en querer dar un mensaje profundo acerca de la naturaleza del bien y del mal. Por otro lado, las reseñas más positivas, que son mayoría, la destacan como un relato realista y oscuro, con personajes tridimensionales en un espectáculo pocas veces visto en televisión.

Con todo, estamos ante una aventura náutica con emoción, intriga y brutalidad. Colin Farrell es el centro de todas las miradas en una travesía en la que encarna a un monstruo que, en cierta manera, nos sirve de espejo a la hora de explorar las sombras que habitan en nosotros mismos. La sangre helada es uno de esos títulos que no pasan desapercibidos y que, si es fiel al espíritu de la novela original, nos brindará una brillante mezcla de narración negra y aventura marina.