La Monja Guerrera

V.O: Warrior Nun 2020
  • 1 temp.
  • Thriller

Ficha técnica

Directores/as:
Agnieszka Smoczynska
,
Jet Wilkinson
,
Sarah Walker
,
Simon Barry
Reparto:
Alba Baptista
,
Dimitri Abold
,
Kristina Tonteri-Young
,
Liam McMahon
,
Lorena Andrea
,
May Simón Lifschitz
,
Oscar Foronda
,
Sylvia De Fanti
,
Toya Turner
Guionistas:
Amy Berg
,
Ben Dunn
,
David Hayter
,
Matt Bosack
,
Sheila Wilson
,
Simon Barry
,
Suzanne Keilly
,
Terri Hughes Burton
Ver serie

Habrá quienes no les baste con saber que esto va de una monja repartiendo estopa a ritmo de Rosalía. Es a ese pequeño sector al que le interesa seguir leyendo sobre La Monja Guerrera, la serie adolescente de Netflix, producida a dúo por Reality Distortion Field y Fresco Film, y que contextualiza su historia en un mundo habitado por novicias que cazan demonios con katanas y ametralladoras. Aunque, para ser justos, hay mucho más debajo de ella.

En detalle, su argumento gira en torno a Ava, una joven de 19 años que un día despierta en una morgue. Si bien esto ya es extraño de por sí, más curioso aún es el raro artefacto que lleva a la espalda, colocado ahí por una secta secreta de monjas justicieras apodadas Orden de la Espada Cruciforme, y que le han conferido a la chica superpoderes con los que combatir a los aliados de Belcebú. En estas, Ava pronto descubre que es la nueva elegida por el Halo para ser la nueva abanderada de la orden celestial y mantener así a raya a las poderosas fuerzas del mal.

La Monja Guerrera se basa en un cómic independiente del taiwanés Ben Dunn: Warrior Nun Areala, de corte manga y publicado por vez primera en 1994. Aquellas viñetas narran la lucha de Areala, que en realidad es la hermana Shannon Masters, contra los fanáticos del infierno. Resulta curioso saber que la inspiración le llegó a Dunn a través de la historia de unas monjas reales que pertenecían a la Fraternité Notre-Dame, una organización católica tradicional que no seguía la línea de pensamiento del Vaticano. Como anécdota, estas mismas siervas de Dios abrieron un comedor social en Harlem, Nueva York, allá por 1991. Tras recibir el aviso de que el barrio podía resultar peligroso, las monjas aprendieron técnicas de defensa personal.

Detrás de la adaptación se encuentra Simon Barry, un guionista londinense conocido por crear el thriller Continuum; así como por su participación también como productor en series como Van Helsing, Ghost Wars o Las Crónicas del Miedo, todas de un corte fantástico. Por otro lado, cabe mencionar que Barry tiene en su haber hasta dos premios Leo y sendas nominaciones a Mejor Serie Dramática en los Canadian Screen Awards celebrados en 2013 y 2015.

Su trayectoria debió pesar a la hora de convencer a Netflix para rodar en España. En concreto, la filmación se desarrolló desde marzo hasta julio de 2019. Gran parte en Antequera y Ronda, dos pueblos situados al norte y oeste de la provincia de Málaga. Con esto, el equipo trataba de encontrar una iconografía y ambientaciones que respiraran espíritu barroco.

Como curiosidad, la sede de la Orden de la Espada Cruciforme es en realidad la Real Colegiata de Santa María la Mayor en Antequera. Según se cuenta, la idea de rodar en la ciudad andaluza le viene a Barry de un amigo que había trabajado allí en Juego de Tronos. Y aunque la decisión no fue sencilla, sobre todo porque España no cuenta con los incentivos fiscales de otros países para el cine y la televisión, finalmente la ficción cuenta con el enriquecedor toque patrio.

Quienes seguro disfrutaron del sol malagueño son los miembros de un reparto liderado por la joven actriz lisboeta Alba Baptista (Patrick), varias veces nominada al premio CinEuphoria y que aquí, gracias a una destacada interpretación como Ava, logró su primer reconocimiento en los Golden Globes portugueses en 2019. Junto a ella, un elenco multinacional formado por: Lorena Andrea (Papillon); Toya Turner (Easy); la debutante Kristina Tonteri-Young; Tristán Ulloa (Lucía y el Sexo), tres veces nominado al Goya; la doble nominada al Rembrandt Thekla Reuten (Tessa); Peter De Jersey (Broadchurch); Joaquim de Almeida (Fast & Furious 5), triplemente premiado en los Golden Globe de Portugal; o la menorquina Olivia Delcán (Isla Bonita), nominada por el Círculo de Escritores Cinematográficos en 2016.

El resultado ha sido desigual para la crítica. Por un lado sus detractores la acusan de rebajar demasiado el espectáculo en favor de la reflexión espiritual. Maritxu Olazabal de Fuera de Series lo tiene claro: “Le faltan sopapos y persecuciones y le sobra intensidad existencial”. En la misma línea se encuentran The Hollywood Reporter, para quien resulta “desalentadora, adusta y cansina”, y Decider que, aunque admite que “tiene atractivos de sobra para engancharnos”, la serie no termina de tener claro “si quiere ir sobre la lucha contra los demonios o sobre jóvenes adultos retozando”.

Sin embargo, donde unos encuentran un defecto, otros una virtud. Y es que para Ready Steady Cut, la ficción de Simon Barry logra una calidad “muy, muy superior a la esperada”, logrando convertirse no sólo en “una entretenida historia de acción, sino también en una profunda reflexión sobre los dogmas y la fe ciega”. En eso coincide Den of Geek, que aplaude el diseño de sus personajes, lo que para ellos constituye lo verdaderamente “impactante” de la serie, más allá de “poderes divinos y enemigos sobrenaturales divertidos”.

Con todo, La Monja Guerrera es otra de las series que Netflix regala a sus jóvenes adeptos. Un relato con humor, acción y porrones de demonios espeluznantes que gustará a todo aquel que de entrada no le haga ascos a las historias fantásticas que mezclan lo sobrenatural con dosis de ocultismo sagrado y una perspectiva adolescente. Si es así, reza todo lo que sepas y súmate a esta batalla sin cuartel contra el maligno y sus hordas.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x03. ‘Efesios 6,11’
  • 1x07. ‘Efesios 4,22-24’
  • 1x09. ‘Corintios 10,4’
  • 1x10. ‘Apocalipsis 2,10’