La línea invisible

V.O: La línea invisible 2020
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Mariano Barroso
Reparto:
Anna Castillo
,
Antonio de la Torre
,
Asier Etxeandia
,
Enric Auquer
,
Joan Amargós
,
Josean Bengoetxea
,
Pablo Derqui
,
Patrick Criado
,
Ramón Barea
,
Xóan Fórneas
Guionistas:
Abel García Roure
,
Alejandro Hernández
,
Michel Gaztambide
,
Natxo López
Ver serie

7 de junio de 1968. El líder de ETA Txabi Etxebarrieta asesinaba al guardia civil gallego José Antonio Pardines, de 25 años. La primera de las 854 víctimas que se cobraría la organización. Horas después, el propio Etxebarrieta era abatido en un control de tráfico, siendo el primer terrorista en matar y el primero en morir. Aquel día se inició un camino de dolor, miedo y sangre, que marcaría los siguientes cincuenta años de la historia de nuestro país. Aquel día, sin que nadie pudiera imaginarlo, se cruzó La Línea Invisible.

A lo largo de sus seis capítulos, la ficción aborda los primeros pasos del grupo terrorista a través de los ojos de Txabi, un joven idealista, formado y bastante inteligente, que desde primera hora está intrigado por las actividades clandestinas de su hermano José Antonio, que pertenece a una banda desconocida de nombre ETA. El ingreso de Txabi en la organización terminaría de dividir a sus líderes y de virar el destino del comando hacia la tragedia.

El aspecto diferencial de la miniserie es su interés en el drama humano. La Línea Invisible no pretende ser un thriller frenético, sino una exploración íntima sobre cómo eran las personas que levantaron un comando terrorista: cuáles eran sus sueños, sus contradicciones, sus familias, sus amores... Pero, sobre todo, ¿en qué momento se pasa de luchar contra el Franquismo a quitar la vida a cientos de personas?

En este sentido, el director Mariano Barroso (El Día de Mañana) afirma que, desde el origen del proyecto, buscaban “algo de luz en una pesadilla que comenzó como un sueño”. En un ejercicio de objetivismo, el realizador cuenta que la idea “no es ensalzar a unos u otros (...) Esta es una obra construida a partir de hechos reales que no coloca la situación política y social en primer término, sino a las personas y sus contradicciones”. Este enfoque responde a un objetivo valiente y claro: “Descubrir la raíz del mal; indagar en cómo alguien se siente legitimado para torturar o matar”.

Entender las motivaciones de unos y otros es el reto del guion escrito por Alejandro Hernández (Mientras Dure la Guerra) y Michel Gaztambide (No Habrá Paz para los Malvados), ambos ganadores del Goya en 2014 y 2012, respectivamente. Cabe mencionar que el desarrollo parte de una idea original de Abel García Roure (Una Cierta Verdad) y trata de evitar cualquier juicio moral. De hecho, en palabras del propio Gaztambide, “es imposible trabajar desde la hostilidad a los personajes (...) acercarte a ellos de una manera humana no te contagia el mal, sino al revés, te permite conocerlo”.

Precisamente, a la hora de plantear la historia el equipo tuvo en cuenta que cuando ETA empezó, “no era la pesadilla en que luego se convirtió”. Y precisamente fue ese ‘spoiler’ uno de los mayores problemas al que se enfrentaron, pues fue difícil evadirse de lo que cualquiera podría tener en la cabeza: muertos, heridos, secuestros... Pero, en boca de los creativos, tenían que “olvidar eso, hacer abstracción de lo que pasó y retratar aquel momento”.

Gracias a la atención que presta a los detalles más cotidianos, la serie constituye un retrato de la época elevado gracias al trabajo de un reparto de caché, formado entre otros por: el nominado al Goya Àlex Monner (Pulseras Rojas); los ganadores del Goya Enric Auquer (Quien a Hierro Mata), Anna Castillo (El Olivo) y Patrick Criado (La Gran Familia Española); Asier Etxeandia (La Novia), también nominado en dos ediciones; Joan Amargós (Polònia); Emilio Palacios (La Trinchera Infinita); Pablo Derqui (Isabel); el prestigioso Ramón Barea (Fe de Etarras); Xóan Fórneas (Acacias 38); y el malagueño Antonio de la Torre (El Reino), doble ganador del Goya y nominado once veces en los últimos trece años, y que aquí se pone en la piel de un torturador del Franquismo de nombre singular: Melitón Manzanas.

La ficción ha sido producida en colaboración con Sentido Films y Corte y Confección de Películas, siendo la primera producción de Movistar+ basada en hechos reales. No obstante, los propios responsables admiten que “nombres, sucesos, cronologías y personajes han sido ficcionados”, aunque hay muchos episodios que sucedieron de verdad.

La serie ha sido rodada en diferentes localizaciones reales de Bilbao, San Sebastián, Hondarribia, Irún y demás ubicaciones del País Vasco y Navarra. Sus escenarios y ambientaciones tienen un peso fundamental en la historia, pese a que el equipo todavía recuerda el clima incontrolable y selvático del norte de España.

Como curiosidad para los más interesados, la plataforma Movistar+ cuenta en su catálogo con notables producciones como ETA, el Final del Silencio de Jon Sistiaga, o Lagun y la Resistencia frente a ETA, docuserie y documental sobre el grupo terrorista que pueden ser un magnífico complemento para quienes disfruten la serie y quieran saber más acerca del conflicto.

La Línea Invisible es uno de los títulos originales más aplaudidos de la plataforma española en los últimos años. Con todo, la ficción de Barroso es un retrato fiel de los orígenes de ETA; algo así como el primer capítulo de una tragedia que marcaría nuestra historia reciente y que, como admite su propio director, es hoy más necesaria que nunca. Y es que: “La única manera de olvidar es recordar de dónde venimos”.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x02. ‘Un Líder’
  • 1x04. ‘Un Poeta’
  • 1x05. ‘La Línea’