La España de los Botejara

V.O: La España de los Botejara 1978
  • 1 temp.

Ficha técnica

Ver serie

La década de los años 70 es una de las más importantes en la historia de España, ya que fue una época de cambios sociales y, sobre todo, políticos. El país cambiaba de régimen y la sociedad aceleraba en su carrera hacia la modernidad. Esto también se reflejó en la televisión, que quiso mostrar todas estas novedades a través de La España de los Botejara.

La serie estaba dirigida y presentada por el periodista Alfredo Amestoy, conocido por programas como Plaza de España o Tele-club. Esta docuserie nos muestra la vida de los Botejara, un clan de clase media baja extremeña que pretendía ser el prototipo de la familia en España y en la que muchos de sus miembros se habían mudado a distintos puntos del país o incluso a Alemania.

A la hora de hablar sobre esta ficción es necesario tener en cuenta el contexto de la época. La serie data de 1978, cuando España se encontraba en uno de los momentos claves de su historia: la Transición. El país comenzaba a dejar atrás la dictadura que había gobernado durante 40 años y dar el paso hacia una democracia libre.

Los cambios sociales que venían dándose desde principios de los años 60 se habían acelerado en apenas tres años. Los ciudadanos al fin eran libres, pero todo estaba aún en período de prueba. Las primeras elecciones democráticas se habían celebrado el año anterior y la Constitución aún no se había aprobado.

Por eso, Televisión Española quería mostrar a una familia típica: clase media baja y trabajadora, cuyos miembros debieron emigrar del campo a la ciudad, principalmente a Cataluña, País Vasco y Madrid, para buscar una vida mejor.

Y así es como, tras dos años de búsqueda, encontraron a los Botejara, una familia tradicional pero con jóvenes con ganas de cambio y modernidad. A través de ellos se repasaban todos los temas de actualidad, desde la religión y las oportunidades laborales hasta el “sueño español”, que consistía en tener un millón en el banco, un coche y un piso en propiedad. Incluso se criticaba al franquismo, aunque de aquella manera (aún era muy pronto).

La serie recoge declaraciones que abarcan desde 1962 hasta finales de la década de los 70, como si de la Boyhood española se tratase. Los protagonistas son los hijos, nietos y biznietos de Pedro Botejara, el patriarca con el que se originó esta serie y que para el momento de su emisión había fallecido. La serie necesitó un mes de rodaje y dos de postproducción, pero el equipo estuvo documentándose durante dos años.

Además, también confirmaba la corriente de cambio en la narrativa española. Ese mismo año concluía el programa Novela, que empezaba a acusar el declive del teatro en la pequeña pantalla después de aproximadamente 20 años en los que arrasó en la parrilla televisiva. Así, nacieron nuevas series, nuevas formas de contar y de rodar, y este es un ejemplo.

¿Es un retrato preciso? No, ya que realmente la sociedad española estaba más dividida que la imagen que pretendía mostrar. Ahora bien, teniendo en cuenta que este es solo un ejemplo de los varios tipos de familias que coexistían, sí que es una pieza de gran valor y que realiza una buena radiografía de esa realidad, sentando las bases de las docuseries en España.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x01. 'El muerto al hoyo'
  • 1x03. 'Franco y el cuento de la lechera'
  • 1x05. 'El demonio, Alemania y la carne'