La divertidísima casa de la tía Donna

V.O: Aunty Donna's Big Ol' House of Fun 2020
  • 1 temp.
  • Comedia

Ficha técnica

Ver serie

Puede que lleves semanas buscando una serie que llevarte a la boca, explorando los catálogos de las plataformas de streaming hasta llegar a la planta más baja, a territorio desconocido. Un lugar donde habitan historias extrañas, ya sea por la poca difusión que se les ha dado, o porque su naturaleza ya de por sí es inclasificable. Una de ellas es, sin duda, La Divertidísima Casa de la Tía Donna, una comedia de sketches difícil de definir.

Empezando por su argumento, éste, si es que lo tiene, gira en torno a las peripecias del famoso trío de cómicos australianos Aunty Donna, formado por Mark Samual Bonanno, Broden Kelly y Zachary Ruane; quienes hacen de su vida cotidiana una aventura completamente absurda llena de sketches, canciones y los cameos más insospechados.

En lo que respecta a estos humoristas, hay que decir que, pese a resultar tres desconocidos en nuestro país, han arrasado en festivales de comedia por todo el mundo: Edimburgo, Montreal, Londres, Hong Kong, Nueva York, Los Ángeles... Antes, allá por 2012, irrumpieron en la escena de Melbourne gracias a un estilo de humor alternativo caracterizado por dos elementos: ritmo alto y puro surrealismo.

Es más, este sello personal les ha servido para tener más de 280.000 suscriptores y 53 millones de visitas en su canal de YouTube. “Esto ha sido motivo suficiente para que Netflix apueste por ellos”, pensarán algunos. Probablemente, aunque también hay que decir que la gente de Aunty Donna ya venía coqueteando con la televisión. Y con excelentes resultados, oiga.

Su 1999, una web serie exclusiva para YouTube, les abrió las puertas de la pequeña pantalla de la mano de Comedy Central Australia. Así nacería Trendy; amén de sus colaboraciones en Next Gen, Get Krackin’ y Mad As Hell, o sus incursiones en el mundo de la música, donde se colaron en el número 30 de las listas australianas en 2018. Sin embargo, tal vez lo más destacado de su background fue Glennridge Secondary College, una serie online de 16 partes que pronto superó las 500.000 reproducciones y fue además nominada al premio AACTA.

Así las cosas, la serie, titulada Aunty Donna’s Big Ol’ House of Fun en su versión original, contó desde el primer momento con la confianza de sus implicados, empezando por las productoras Comedy Bang! Bang! Productions y Pacific Electric Picture Company. Tales eran las expectativas que hasta Ed Helms (Resacón en Las Vegas), se unió al proyecto como productor ejecutivo.

Por otro lado, las riendas de la dirección fueron a parar a manos de Max Miller (Glennridge Secondary College), un viejo socio de Aunty Donna que, por cierto, llevaba encargándose de la realización de sus shows desde hacía una década. En lo que se refiere al reparto, hay que decir que Miller dirigió a un equipo que, quitando a los tres cómicos principales —que hacen veinte mil personajes—, tampoco esconde grandes sorpresas. Al menos no en papeles regulares.

Donde sí que hay sorpresas es en los cameos, que además los hay a tutiplén y con nombres de relumbrón. De hecho, entre las apariciones más destacadas estarían las del propio Ed Helms, Tipper Newton (The Mindy Project), Scott Aukerman (Mr. Show), Mary Sohn (A.P. Bio), ‘Weird Al’ Yankovic (Crazy Ex-Girlfriend), Sarah Burns (Barry), Kristen Schaal (Gravity Falls), Karan Soni (Deadpool), Joe Thornton Jr. (NCIS: Los Ángeles) o la dupla formada por Jack Quaid y Anthony Starr (The Boys), conocidos por dar vida a Hughie y Patriota, respectivamente.

A pesar de la cantidad de invitados, a la fiesta de Aunty Donna tampoco faltaron los miembros de la crítica, que en su mayoría se mostraron muy receptivos con el resultado. No en vano, medios como Decider emitieron reseñas bastante definitorias: “Es el momento de abrazar el absurdo y la estupidez, y sus seis episodios vuelan en dos horas. Cuando el mundo está del revés, deja que estos tres hombres hagan que te sientas bien de nuevo”.

Con todo, La Divertidísima Casa de la Tía Donna es una ficción peculiar, de esas que no todo el mundo recomendaría dada su extrañeza. No obstante, aquellos con un gran sentido del humor sí que encontrarán un oasis de evasión en una batería de sketches que se mueven en el terreno de lo absurdo. En ocasiones inclasificable, la comedia de los Aunty Donna hará que los ames o que los odies, pero no te dejarán indiferente.