La asistenta

V.O: Maid 2021
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Productores/as:
Bonnie Benwick
,
Colin McKenna
Directores/as:
Helen Shaver
,
John Wells
,
Nzingha Stewart
Reparto:
Andie MacDowell
,
Margaret Qualley
,
Nick Robinson
Guionistas:
Bekah Brunstetter
,
Marcus Gardley
,
Molly Smith Metzler
Ver serie

Dedicarse a la interpretación no es fácil, pero si encima eres hija de una de las grandes estrellas de Hollywood, menos. Aunque parezca lo contrario. Es el caso de Margaret Qualley, la pequeña de Andie MacDowell. Señalada en sus inicios por su apellido, la joven actriz ha logrado hacerse un hueco gracias a su insistencia e innegable talento. De hecho, La asistenta es la demostración perfecta de que Qualley ya no es una aspirante, sino una realidad.

“He decidido dejar el ballet, quedarme en Nueva York y vivir de mis propios ingresos a partir de la próxima semana”. A través de esta carta, Qualley iniciaba un camino que la llevaría a debutar en el cine con Palo Alto a los 19 años. Luego, la joven enganchó un papel en Dos buenos tipos y un anuncio de Kenzo World que se hizo viral. Sin embargo, fueron Jill Garbey y The Leftovers los que la pusieron en la mira de todos; incluida en la de un tal Quentin Tarantino, quien la fichó para su Érase una vez en... Hollywood, donde se batió con el mismísimo Brad Pitt.

Meses más tarde, Qualley acepta la propuesta de Netflix y comienza a prepararse para uno de los papeles más exigentes de su carrera. Así, con sólo 26 años, la de Kalispell se mete en la piel de Alex, una mujer joven y valiente que sueña con convertirse en escritora. Desgraciadamente, las cosas no salen como ella espera, hasta que un día se ve en la tesitura de tener que escapar de una pareja abusiva. Tras caer en la indigencia, Alex hará todo por salir adelante y darle a su hija Maddy la mejor vida posible.

Sin duda, el espectador se enfrenta aquí a una historia brutalmente dramática. Ésta se basa en la aclamada autobiografía Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother’s Will to Survive, obra de la escritora Stephanie Land y publicada en 2019. Según la crítica, se trata de una novela que, más allá de narrar con crudeza las penurias de una madre soltera obligada a todo para llegar a final de mes, también se detiene en realidades poco tratadas en el audiovisual estadounidense, como la desigualdad o la pobreza laboral.

La encargada de trasladar todo esto al lenguaje televisivo es Molly Smith Metzler, guionista con una notable experiencia en el medio tras su paso por series como Orange Is The New Black, Casual o Shameless. A sus órdenes se encuentra un equipo de escritores formado por Marcus Gardley (The Chi); Michelle Denise Jackson (Generation); el debutante Colin McKenna; o Bekah Brunstetter (This Is Us), triple nominada al Emmy entre 2017 y 2019.

Por su parte, la nómina de realizadores la completan nombres de la talla de John Wells (El Ala Oeste de la Casa Blanca), ganador de seis premios Emmy; la doble nominada al Image Nzingha Stewart (Little Fires Everywhere); Lila Neugebauer (Room 104); o la también actriz Helen Shaver (Vikings), entre otros. Todos ellos ruedan una serie que, curiosamente, viene con el sello de los productores ejecutivos Margot Robbie y Tom Ackerley (Una joven prometedora).

En el plano artístico, todos los focos están puestos en la triple nominada al Globo de Oro Andie MacDowell (Cuatro bodas y un funeral) y la citada Margaret Qualley (Fosse/Verdon), nominada al Emmy. Es la primera vez vez, por cierto, que madre e hija comparten pantalla; y lo hacen con un reparto que también incluye a Nick Robinson (Con amor, Víctor), Billy Burke (Revolution), la ganadora del Gemini Erin Karpluk (Being Erica), BJ Harrison (Motherland: Fort Salem) o Anika Noni Rose (The Good Wife), nueve veces nominada al Image.

Titulada Maid en su versión original, La asistenta constituye un drama basado en un hecho real que ofrece una mirada conmovedora y profunda a las vicisitudes de una madre soltera a la que le toca ponerse el mundo por montera para sacar adelante a su cría. Con todo, estamos ante el retrato de una realidad dolorosa narrada de manera cruda, motivadora y, sorprendentemente, sin renunciar al sentido del humor.