Jurassic World: Campamento Cretácico

V.O: Jurassic World: Camp Cretaceous 2020
  • 1 temp.
  • Animación

Ficha técnica

Ver serie

Se extinguieron hace 65 millones de años, pero no han dejado de estar de moda. Y desde luego no dejarán de estarlo mientras sigan siendo una mina de oro. Con las cifras en la mano, la saga original, Jurassic Park, recaudó más de dos mil millones de dólares en todo el mundo. En 2015, Jurassic World, la primera entrega del ‘reboot’ de la franquicia, hizo más de 1,6 mil millones en taquilla. Ella sola. Con la tercera entrega en camino y el rodaje paralizado a causa del COVID-19, alguien dentro del estudio debió pensar en todos los amantes de los dinosaurios. Así nace esta Jurassic World: Campamento Cretácico, una serie de animación juvenil disponible en Netflix.

A pesar de los intentos de Universal, es la primera vez que el parque temático soñado por John Hammond abre sus puertas a la ficción televisiva. Y no lo hace de cualquier forma, pues la serie cuenta con el padrinazgo de un tal Steven Spielberg como productor ejecutivo. Según se cuenta por ahí, el director de Tiburón puso una sola condición: que esto no fuese una versión infantil de Parque Jurásico. De hecho, así lo corrobora el nominado al Emmy Scott Kreamer (Kung Fu Panda: La Leyenda de Po), showrunner de la serie: “Cuando Steven dio el visto bueno para el proyecto, sus órdenes fueron que no hiciese una versión para niños. Tenía que sentirse como si fuera Jurassic Park o Jurassic World. Y lo hicimos”.

Es por ello que la ficción, pese a estar dirigida a toda la familia, contiene algunos momentos de leve terror, angustia y muerte. Lo que siempre ha sido la saga, por otra parte. Sin embargo, esta vez sí que cambia el punto de vista. “En las películas, los niños son personajes secundarios que necesitan ser rescatados por Alan Grant, Owen Grady o cualquier otro adulto. Así que la idea es poner a los niños en el centro de la historia. Cortemos la ayuda de los adultos. Hagamos que no tengan a nadie con quien contar más que el uno con el otro. Ése es el ímpetu. Empoderemos a los niños y veamos qué sucede”.

En concreto, la historia a la que se refiere se desarrolla en paralelo a los hechos narrados en la cinta Jurassic World, de Colin Trevorrow. Aquí se siguen los pasos de seis adolescentes que han sido elegidos para vivir una aventura sinigual: acudir a un campamento de vacaciones en la isla Nublar junto a reptiles del tamaño de un edificio. La experiencia es apabullante, pero cuando la situación da un giro al escapar los dinosaurios de sus jaulas, a estos jóvenes no les queda otra que echar a correr y encontrar la manera de sobrevivir en medio del caos.

Detrás del proyecto, además de Steven Spielberg y del creador Scott Kreamer, cabe destacar la presencia del también mencionado Colin Trevorrow como productor ejecutivo. El guionista y director de San Francisco no escatima en elogios cuando toca hablar del resultado de la ficción: “La animación es preciosa, realmente excitante y emocional. Creo que a los niños van a quedar encantados con estos personajes. Los escritores están muy involucrados en crear algo de lo que todos podamos estar orgullosos. Si es un éxito y la gente quiere más, estamos listos”.

¿La animación es preciosa? La culpa la tiene Dreamworks Animation, que vuelve a unir fuerzas con Universal después de colaborar un año antes en la serie Fast & Furious Spy Racers, también basada en una propiedad cinematográfica del estudio. Quien también se suma al proyecto es la productora de Spielberg, Amblin Television, que no se atrevía con una ficción animada desde la entrañable En Busca del Valle Encantado: La Serie allá por 2007. Asimismo, conviene apuntar el hecho de que Jurassic World: Campamento Cretácico supone el reencuentro entre el realizador ganador de 3 Oscar, Steven Spielberg, Amblin Entertainment y DreamWorks, compañía que él mismo fundó en 1994.

Cambiando de tercio, dentro de la colección de voces del título cabe destacar a un puñado de intérpretes del que forman parte: Paul-Mikél Williams (Westworld), ganador del Young Artist; Jenna Ortega (Elena de Ávalor); Ryan Potter (Big Hero 6); Raini Rodriguez (Austin y Ally); Sean Giambrone (Los Goldberg); Kausar Mohammed (Silicon Valley); Jameela Jamil (The Good Place); o Glen Powell (Figuras Ocultas), entre otros.

Llegados a este punto, más de uno se preguntará: ¿estará la ficción a la altura de una franquicia tan querida como Jurassic Park? Ésta es una cuestión que admite muchas respuestas distintas, ciertamente. En su reseña, Empire decidía no enrolarse en este campamento, criticando que la serie “limita su atractivo a los espectadores más jóvenes”. ¿Habrán o no escuchado entonces el consejo de Spielberg? ¿Peca la serie de ser demasiado infantil?

De acuerdo con otras páginas web como Bloody Disgusting o Den of Geek, es difícil etiquetar la serie de “infantil”. De hecho, según sus opiniones, “sus secuencias de dinosaurios asustando y matando pueden ser un poco intensas para los espectadores más jóvenes”; aunque “si tienen acceso a los brazos de los padres cuando las cosas se pongan muy aterradoras, lo pasarán muy bien”. También se destaca, en este sentido, “la sorprendente complejidad emocional” de la que hacen gala los personajes de la serie.

En conclusión, Jurassic World: Campamento Cretácico llegó para saciar el ‘hype’ que produce la espera de Jurassic World: Dominion, la épica conclusión de este reinicio. O al menos eso espera su comunidad fan. Pero lo que ni ellos podían esperar es que este spin-off se convirtiera en el entretenimiento que es; uno que respira acción y aventuras, sangre nueva y numerosos guiños que van dedicados a los seguidores de siempre. Si a eso se le suma la cantidad de dinosaurios que se ven —y se sufren—, podría decirse que, efectivamente, no han reparado en gastos.