Juan Pilila

V.O: John Dillermand 2021
  • 1 temp.
  • Animación

Ficha técnica

Directores/as:
Jacob Ley
Guionistas:
Jacob Ley
,
Maria Nyborg Andreassen
Ver serie

Es un señor con bigote negro, gorrito púrpura y un bañador con estampado de rayas horizontal. No es el outfit más favorecedor del mundo, pero nada hace sospechar que no estemos ante un hombre corriente y lógico. Hasta se llama Juan. Entonces, ¿cómo es que su serie, Juan Pilila, se convirtió en uno de los estrenos más polémicos de los últimos años? La respuesta es clara, contundente y apunta a un único culpable: un travieso pene de varios metros.

Titulada John Dillermand en su versión original, esta singular ficción de origen danés vio la luz por primera vez en enero de 2021, a través de la cadena pública DR. En esencia, se trata de una serie de animación infantil, diseñada específicamente para niños y niñas de entre 4 y 8 años. Sus guiones han sido revisados por un equipo de psicólogos infantiles, quienes velaron por que las peripecias de Juan Pilila fueran enriquecedoras para los más pequeños de la casa.

En líneas generales, el motor argumental de la serie es un falo descontrolado y burlón, incapaz de no meter en problemas al protagonista, Juan, un tipo amable que vive con su abuela. Tanto así que las cosas más cotidianas del día a día acaban convirtiéndose en una aventura por culpa de su pene desobediente, que lo arrastra a vivir situaciones incómodas y vergonzosas, pero que también le brinda la oportunidad de cuidar de sus seres queridos.

Esto último hace que la serie adquiera un toque puramente superheroico, pues el protagonista representa el rol del héroe que lucha por salvar a quienes están en peligro, a la vez que intenta controlar sus poderes y usarlos en pos del bien común. Así, por más que su miembro rebelde se empeñe en meterle en líos, Juan Pilila no duda en aprovechar sus atributos para ayudar al prójimo y, quién sabe, quizá terminar salvando al mundo.

Producida por Made By Us, Juan Pilila está creada por Maria Nyborg Andreassen (Klassen) y el copenhagués Jacob Ley, quien no sólo co-escribe la serie, sino que además se encarga de dirigir la primera temporada, formada por 20 episodios de unos cinco minutos de duración. En lo que respecta a la animación, conviene destacar que ésta fue hecha en stop motion, una técnica que crea la ilusión de movimiento a partir de la sucesión de imágenes fijas.

Con estos ingredientes, el flamante estreno de Juan Pilila batió todos los récords de audiencia en Dinamarca. Más de 250.000 niños vieron el primer capítulo durante los cinco días siguientes al estreno. Esto, sumado al boca a boca, convirtió a la ficción en una de las más comentadas en redes sociales. Y aquí es donde el proyecto se encontró con una oleada terrible de reacciones que la tacharon de “repugnante”, “poco apropiada” e incluso de “irresponsable” en cuanto al movimiento #MeToo.

Se formó tanto revuelo que los responsables de la serie tuvieron que salir a desmentir que ésta quisiera perpetuar una imagen masculina tóxica. “Muestra a un hombre impulsivo que comete errores, como lo hacen los niños (...) Asume la responsabilidad de sus acciones (...) Habla sobre ser fiel a uno mismo, y además aborda esa curiosidad de los niños sobre el cuerpo humano: desde las cosas más vergonzosas hasta las más divertidas”, comentan desde el equipo.

En cualquier caso, dada la singularidad de su planteamiento, Juan Pilila parece abocada a crear controversia. Es evidente que quién busque la polémica la encontrará fácilmente; en cambio, los que opten por acercarse a esta producción desde la curiosidad, o desde un sentido crítico pero libres de prejuicios, tal vez encuentren una serie simpática, ambientada como tantas otras en un universo mágico y exagerado. O no, y el señor Pilila sea un enemigo público y la ficción una invitación al pugilato.