Inundación

V.O: Als de dijken breken 2016
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Hans Herbots
Reparto:
Daisy Van Praet
,
Gijs Scholten van Aschat
,
Janni Goslinga
,
Loek Peters
,
Marie-Mae van Zuilen
,
Roos Dickmann
,
Serin Utlu
,
Simone Milsdochter
,
Susan Visser
,
Thomas Ryckewaert
Guionistas:
Karin van der Meer
,
Maarten Lebens
,
Pieter Bart Korthuis
,
Wout Thielemans
Ver serie

Inundación, titulada originalmente Als de dijken breken (Si los diques se rompen), es una coproducción belga-holandesa que consta de seis episodios de 45 minutos de duración. Estrenada con gran éxito a fines 2016 en sus países de origen, está dirigida por el belga Hans Herbots (Riviera, Rellik, The Treatment) y guionizada por el equipo de la veterana editora holandesa Karin van der Meer (Canción de la Vida, Westwind, Buenos tiempos, malos tiempos).

El tema que ficciona este drama parte de una inquietante pregunta: ¿qué sucedería si se rompiesen los diques que protegen a Bélgica y Holanda de las subidas del nivel del mar? Por eso, la historia se centra en recrear una desproporcionada catástrofe a partir de una gran tormenta que amenaza con romper los diques e inundar buena parte de los Países Bajos. Aunque el guion corresponde a la más pura elucubración de una ficción, se alimenta de un hecho real determinante en la historia y en la mente de los ciudadanos de estos países.

En 1953, el 8% del territorio de Holanda quedó completamente anegado y se cobró la vida de 1800 personas y de millones de cabezas de ganado por una subida de las aguas del Mar del Norte. Holanda, como el resto de los Países Bajos, están situados a la misma altura e incluso por debajo del nivel del mar lo que les sitúa en permanente riesgo por cualquier subida de ese nivel. Decenas de diques tratan de protegerlos pero no evitan del todo el riesgo.

En un mundo amenazado por el cambio climático, por el deshielo de los glaciares y, por el consiguiente aumento del nivel del mar, la pregunta que traslada Inundación cobra máxima actualidad. Por eso, el estreno de la serie generó un gran y polémico debate entre la población de estos países y sus gobiernos.

Jugando con el ritmo y la combinación de tramas, el primer episodio comienza aventurándonos el devenir de los acontecimientos: una desmesurada tormenta se acerca a las grandes hectáreas de terreno que se ganaron al mar, con la construcción de diques, tanto en el sur de Holanda como en el noroeste de Bélgica.

Mientras la tormenta avanza y preludia la catástrofe contra los diques de los estuarios de los ríos Rhin y Mosa, los gobiernos neerlandés y flamenco, lejos de no perder tiempo de acción y corregir los errores del desastre de 1953, se enredan en tratar de desvelar cuál puede ser el mejor modus operandi para enfrentarse al azote de los diques.

Pero el desastre no sabe de tiempos y, antes de que finalice este primer episodio, se produce la temida hecatombe. La falta de reacción gubernamental supone la tragedia absoluta para la población de los países afectados que se ve arrastrada, sin piedad, por las aguas. Y en medio del caos generalizado, Inundación personifica sobre todo la tragedia en una familia belga de Ostende y en una neerlandesa de Rotterdam.

Ambas ven como las aguas no saben de fronteras artificiales y las desdibuja en todos los sentidos corroborando que el drama no repara en nacionalidades ni en dialectos. Por eso, en las dos familias, la serie retrata que el dolor, la impotencia, la incertidumbre y el instinto de supervivencia está por encima de pasaportes.

Un espectacular despliegue de efectos especiales hace que, desde la última parte del episodio uno, la Inundación parezca que va a sobrepasar nuestra pantalla. Aunque muchas películas del género de catástrofes hayan hecho alarde de este tipo de recursos digitales (Lo Imposible, La Ola, Operación Huracán), ésta es una de las pocas ocasiones donde se pueden disfrutar al servicio de la verosimilitud de la trama no de un largo sino de una serie, especialmente por la dificultad de narrativa y por el coste que un recurso de tal calidad y magnitud supone.

La Inundación, no obstante, es sólo la excusa para abordar temas a los que se enfrentan las sociedades modernas: la incompetencia de unas instituciones que, a veces por inacción y otras por ineficiencia y falta de previsión, agrandan las consecuencias de las catástrofes; el espíritu de supervivencia de personas que luchan por recuperar lo que queda de sus vidas; las erróneas medidas gubernamentales que favorecen los intereses de oportunistas e inversores sin ética que hacen negocio recalificando terrenos y aprovechando las imprescindibles labores de reconstrucción; la desaparición de fronteras.

Además, Inundación es también un análisis del comportamiento de los seres humanos en situaciones extremas, de lo mejor y de lo peor que somos capaces de generar, del gran margen para la esperanza que supone la solidaridad, del apoyo incondicional incluso entre desconocidos, pero también del oportunismo, de la ambición y del egoísmo.

Estos temas y la calidad de la cinta hacen de ésta una de las series europeas más alabadas de los últimos años. La recreación de la catástrofe goza de tal verosimilitud que la crítica señaló tras su estreno que “podría confundirse con imágenes de un desastre real como los causados por los tifones en el Caribe y los huracanes en el sur de EE.UU.”.

Esto y el interés que suscitó el tema en los países cuyos diques frenan la amenaza de las aguas hizo que superara el 45% de cuota de pantalla en Bélgica y, allí y en la vecina Holanda, suscitara un debate nacional y gubernamental sobre protocolos de seguridad y de reacción ante una catástrofe semejante.

Enfrentándose a las aguas encontramos un amplio repertorio de actores presentados antes de que finalice el episodio inicial: el cantante y dramaturgo Jasper Boeke (De Troon, Paralyzing Agent), el holandés Gijs Schoelten van Aschat (The Pool, Nobles Intenciones), Susan Visser (Gooische Vrouwen, Cuban Love), Janni Goslinga (High Tides, Manslaughter), Frank Lammers (Nachtrit, Undercover), Roos Dickman (Taped, High Tides), Ruurt de Maesschalck (The Stowaway, One Man and His Dog), Simone Milsdochter (High Tides, Una Pasión Discreta) y Loek Peters (In a Real Life, Secretos de Guerra) entre otros.

Todos ellos hacen de Inundación una serie que no permite que te hundas en el sillón y que, como ha sido unánime la crítica, proponiéndotelo o no, te llevará al análisis de temas tan actuales como la gestión de los refugiados y de las personas desplazadas, de si eliges adecuadamente a quienes manejan el timón del mundo para evitar, al menos, que tras un terrible desastre, no vengan otros muchos también dolorosos y mucho más duraderos en el tiempo sino se produce una rápida y efectiva gestión”.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x01. 'Dijkring 14'
  • 1x02. 'Code Rood'