House of cards

V.O: House of cards 2013
  • 6 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Directores/as:
Agnieszka Holland
,
Alex Graves
,
Alik Sakharov
,
Allen Coulter
,
Ami Canaan Mann
,
Carl Franklin
,
Charles McDougall
,
Daniel Minahan
,
David Fincher
,
Ernest R. Dickerson
Reparto:
Derek Cecil
,
Jayne Atkinson
,
Kate Mara
,
Kevin Spacey
,
Lamont Easter
,
Michael Kelly
,
Michel Gill
,
Nathan Darrow
,
Robin Wright
Guionistas:
Andrew Davies
,
Beau Willimon
,
Bill Cain
,
Bill Kennedy
,
Charlotte Stoudt
,
David Manson
,
Frank Pugliese
,
Gina Gionfriddo
,
Jason Horwitch
,
Jerome Hairston
Ver serie

House of Cards es una serie dramática estadounidense producida por la plataforma Netflix y estrenada el 1 de febrero de 2013 de manera simultánea en Estados Unidos, Dinamarca y Portugal. La ficción llegaría a nuestro país unas semanas después, el 21 de febrero. House of Cards, que se ha convertido en una de las producciones propias de Netflix más aclamadas por el público y la crítica, nos presenta las estrategias del congresista Frank Underwood para lograr llegar a la Secretaría de Estado.

Para ello cuenta con el apoyo de su mujer, Claire, y con el de la joven periodista Zoe Barnes, con la que inicia una relación extramatrimonial y a la que utilizará como pieza clave para desacreditar a sus oponentes en los medios. El afán de poder de Underwood le convertirá en un hombre despiadado capaz de los actos más atroces. A lo largo de sus seis temporadas asistiremos a la ascensión de Frank en el plano profesional, de manera paralela a su decadencia moral. Aunque esto también tenga sus consecuencias.

House of Cards es una serie creada por Beau Willimon, coguionista de la película The Ides of March. La ficción es una adaptación de la novela homónima de Michael Dobbs de 1989, comercializada en nuestro país conservando su título original por Alba Editorial. La historia de Frank Underwood despertó interés desde su publicación y esto propició la creación de una miniserie británica de cuatro episodios para la BBC en 1990, dirigida por Andrew Davies y protagonizada por el actor escocés Ian Richardson. Aunque esta no logró gran trascendencia a nivel internacional, fue todo un éxito dentro del Reino Unido, ya que se emitió en un momento de incertidumbre política tras la renuncia de Margaret Thatcher. La gran aceptación que tuvo en el público posibilitó la adaptación en forma también de miniserie del resto de libros que completaban la trilogía: To Play The King (1993) y The Final Cut (1995).

La producción de Netflix se caracteriza por un conjunto de fuertes personajes movidos por la ambición, interpretados de forma magistral por un elenco de actores reconocidos por el público por su amplia trayectoria tanto en cine como en televisión. Así, a medida que se suceden las temporadas, encontramos nombres como los de Kevin Spacey (American Beauty), Robin Wright (Forrest Gump), Kate Mara (American Horror Story), Michael Kelly (The Sopranos), Mahershala Ali (Moonlight) y Neve Campbell (Scream).

House of Cards es una serie ficticia que, a pesar de mostrarnos personajes llevados al extremo, tiene una base de verdad. Es el propio autor de la novela el que nos remite en varias entrevistas a la oscura naturaleza que subyace a la clase política, y es que, citándole textualmente, “la política no consiste en ser buena persona.” Como ya hemos mencionado, en el caso de la serie las acciones que llevan a cabo sus protagonistas suponen actos de crueldad y manipulación excesivos, pero siempre relacionados con la falta de sensibilidad que el poder otorga y que Dobbs quiere señalar con su obra. Es más, el origen de la historia surge de una bronca del autor con Margaret Thatcher, cuando este trabajaba como jefe de su gabinete.

Tanto en la serie de Netflix como en la adaptación de la BBC es curioso cómo la famosa cuarta pared -aquella barrera imaginaria que separa a los personajes ficticios del público- se diluye, y siempre por las acciones de Frank Underwood. El protagonista interactúa constantemente con la audiencia y la hace partícipe de sus pensamientos y sus intenciones más perversas.

Es por todos conocido, además, el escándalo en el que se vio envuelto el actor protagonista, Kevin Spacey, acusado por parte de varios compañeros de rodaje de acoso sexual. La fuerza del movimiento #MeToo y el rechazo provocado por otros casos como el del productor Harvey Weinstein impulsaron a Netflix a despedir de manera fulminante a Kevin Spacey. Esto supuso un cambio radical a la hora de enfocar el desenlace de la serie, centrándose la sexta y última temporada en el personaje de Robin Wright, sobre el que recayó todo el peso de la ficción.

La serie cuenta con numerosos premios, entre los que destacan dos Globos de Oro en reconocimiento al trabajo interpretativo de Robin Wright y Kevin Spacey en 2014 y 2015, respectivamente.

House of Cards no solo nos cuenta la historia de un congresista decidido a hacer cualquier cosa por ascender en su carrera política, sino que es el retrato de una ambición. Una ambición capaz de transformar a los personajes y convertirlos en lo opuesto de aquello que deberían ser. House of Cards nos enfrenta a una realidad tan cruda que asusta: la de los gobernantes deshumanizados que acaban convirtiéndose en enemigos de su pueblo.