Glue

V.O: Glue 2014
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Directores/as:
Cathy Brady
,
Daniel Nettheim
,
Olly Blackburn
Reparto:
Adrian Rawlins
,
Billy Howle
,
Callum Turner
,
Charlotte Spencer
,
Faye Marsay
,
Jessie Cave
,
Jordan Stephens
,
Tommy McDonnell
,
Yasmin Paige
Guionistas:
E.V. Crowe
,
Jack Thorne
,
John Donnelly
,
Kieran Prendiville
,
Laura Lomas
,
Stephen Laughton
Ver serie

Calificada como una de las joyas de la televisión europea reciente, Glue es un drama de intriga adolescente que a muchos ha sorprendido por su tono oscuro y descarnado. En esencia, esta ficción de nacionalidad británica fía todo su encanto a los extraños y truculentos secretos de un grupo de jóvenes del lejano medio rural. Y es que, como deja entrever sutilmente el título, la miniserie posee todos los ingredientes para mantenerte pegado a la pantalla.

Más en concreto, la historia se ubica en la localidad granjera de Overton, situada en el condado inglés de Hampshire. Allí, entre sus cerca de 4.000 habitantes, se encuentra la pandilla formada por Annie, Tina, Rob, Janine, James y Caleb; quienes ven cómo sus vidas cambian de la manera más drástica cuando encuentran el cadáver del último debajo de las ruedas de un tractor. Será ahí cuando los secretos e intimidades de estos amigos salgan a la luz, convirtiéndose, muy poco a poco, en enemigos.

El proyecto es obra del guionista y productor británico Jack Thorne, conocido en el medio por su participación en la premiada Skins. A título personal, el de Bristol acumula 5 BAFTA TV desde su debut televisivo en Shameless allá por 2007. Durante este tiempo, además de estar asociado a títulos del prestigio de National Treasure, Thorne ha tenido la oportunidad de sacar adelante creaciones propias, como The Fades, The Last Panthers o The Eddy, donde pudo colaborar muy estrechamente con el ganador del Oscar Damien Chazelle (Whiplash).

Además de Thorne, el equipo creativo de Glue está formado por una terna de guionistas, entre los que destacan Laura Lomas (Deep State) o el nominado al BAFTA John Donnelly (Utopia); además de un tridente de realizadores compuesto por nombres de reconocida trayectoria. De hecho, en los créditos figuran Olly Blackburn (Victoria), la doble ganadora del IFTA Cathy Brady (Can’t Cope, Won’t Cope) y el sidneyés Daniel Nettheim (Rush), tres veces galardonado por el Australian Directors Guild entre 2010 y 2014.

Bajo la producción de Eleven (Sex Education), la mayoría de escenas se rodaron en un pequeño pueblo llamado Lambourn, al que los lugareños llaman “el valle del caballo de carreras”. Allí trabajó durante semanas un elenco del que forman parte: Yasmin Paige (Submarine); Billy Howle (Dunkirk); Jordan Stephens (Rogue One); Jessie Cave (Trollied); Faye Marsay (McMafia); Callum Turner (War & Peace); Adrian Rawlins (Chernobyl); Tommy McDonnell (Jericho); Kim Vithana (Coronation Street); o Charlotte Spencer (Sanditon), nominada al BAFTA como Mejor Actriz de Reparto gracias a su papel como Tina.

Pese a que la serie no logró más reconocimientos, la respuesta de la crítica fue generalmente positiva desde su estreno en 2014. En este sentido, el diario The Independent la compara con The Archers, solo que “con mejores interpretaciones, más ketamina y un misterioso asesinato rural como punto de arranque”. Así de entusiasta o más se encuentra Telegraph, que la puntúa con cuatro estrellas sobre cinco.

Como curiosidad, según cuenta el actor Tommy Knight, Caleb en la ficción, nadie en el reparto conocía la identidad del asesino de su personaje. No hasta que les dieron el guion del último episodio. Hasta ese momento, los actores barruntaban acerca de ello, e incluso hacían corrillos donde cada uno daba su opinión en base a pistas que habían ido uniendo. De alguna manera, tal y como apunta Knight, ellos hacían “su propio misterio en paralelo”.

Glue ha sido etiquetada por muchos como la mezcla perfecta entre Skins y Broadchurch. Con la última, precisamente, comparte ese contexto tan de moda en la ficción que suele darse cuando los guionistas ubican su relato en comunidades pequeñas e idílicas en apariencia, pero que a la vez esconden misterio y horrores soterrados. En este caso, Overton es la típica aldea cuya vida gira en torno a las carreras de caballos, los establos y la producción ecuestre.

Pero aunque este ambiente te evoque un clima sosegado y apacible, no te dejes engañar: estás ante una ficción repleta de suspense; de esas que respira tensión por los cuatro costados y que conviene no recomendar a todo aquel cuyo plan de jubilación pasa por una vida sin estrés en el campo. Si eres de esos, quedas advertido: tras ver Glue no dormirás contando ovejas.