Fullmetal Alchemist

V.O: Hagane no renkinjutsushi 2003
  • 1 temp.
  • Animación

Ficha técnica

Directores/as:
Atsushi Otsuki
,
Jôhei Matsuura
,
Jun Fukuda
,
Kazuki Tsunoda
,
Kenji Yasuda
,
Kentaro Nakamura
,
Masahiro Andô
,
Masakazu Amiya
,
Masakazu Hashimoto
,
Norimitsu Suzuki
Reparto:
Aaron Dismuke
,
Caitlin Glass
,
Christopher Sabat
,
Colleen Clinkenbeard
,
Kenji Utsumi
,
Rie Kugimiya
,
Romi Pak
,
Tôru Ohkawa
,
Travis Willingham
,
Vic Mignogna
Guionistas:
Akatsuki Yamatoya
,
Aya Yoshinaga
,
Hiromu Arakawa
,
Jared Hedges
,
Joel Bergen
,
Manabu Ishikawa
,
Mike McFarland
,
Natsuko Takahashi
,
Shô Aikawa
,
Toshiki Inoue
Ver serie

Fullmetal Alchemist es una serie de animación japonesa que se emitió desde 2003 a 2004 en la cadena de televisión MBS-TBS y Animax. La ficción, creada por la mangaka Hiromu Arakawa, cuenta con 51 episodios que han sido ganadores de premios tan relevantes como el Anime Grand Prix en 2003 y el American Anime Awards en 2007. Además, ha ocupado el primer puesto en el ranking de TV Asahi sobre los 100 animes más populares de 2006 elegidos por los espectadores.

La trama sigue a los hermanos Edward y Alphonse Eric, quienes viven en un mundo donde la alquimia es posible. La ley principal en la que se basa la ciencia es la del intercambio equivalente, en la que para obtener algo se ha de perder algo de igual valor. Los dos personajes han tenido gran habilidad para la disciplina desde niños y tras la pérdida de su madre intentan devolverla a la vida a través de una práctica prohibida.

Por su arrogancia tuvieron que pagar un alto precio: Edward perdió un brazo y una pierna que tuvieron que ser reemplazados por miembros mecánicos, mientras que Alphonse se convirtió en un alma atada a una armadura vacía. El objetivo de ambos desde ese momento es buscar la forma de devolver sus cuerpos a la normalidad gracias a una piedra filosofal oculta que no requiere intercambio equivalente.

Hiromu Arakawa, es una mangaka japonesa que ha cobrado gran fama gracias a su manga de Fullmetal Alchemist en el que se basa la ficción. La artista es una de las pocas mujeres que han conseguido sobresalir y triunfar dentro de un género de la literatura nipona orientado principalmente al público masculino.

Como curiosidad, la escritora se autorretrata generalmente como una vaca con gafas. El origen no guarda relación con su apariencia física, sino con sus orígenes en la granja donde se crió y aprendió el valor del esfuerzo para conseguir las metas. De ahí también surge la idea de la equivalencia de los intercambios en los que se basa su creación.

Aunque el anime superó la narración escrita a mitad de su ejecución, los productores de la adaptación –Bones, Aniplex y MBS– consultaron con la creadora el final que querían llevar a cabo. Este fue completamente diferente al original, pero resultó aprobado por ella. Los productores también han sido los encargados de dar forma a otras ficciones como Soul Eater, My Hero Academia y Naruto.

La historia adquirió un gran éxito dentro y fuera de Japón alzándose como la más querida por los espectadores con más de 27 millones de copias del manga vendidas en Japón que aumentaron a 30 en 2008 después de que se afianzara el anime internacionalmente.

Los elogios no han cesado por parte de la crítica hacia la autora y Mellisa Harper, analista del medio Anime News Network, ha destacado la capacidad de realizar un diseño único y distinguible para todos los personajes a pesar de que muchos utilizan una indumentaria similar.

Tras el éxito del anime, nació una película basada en su universo llamada Fullmetal Alchemist: Conquistador de Shamballa, que resultó una secuela a la historia que se trataba en la ficción para televisión. El universo se siguió expandiendo hasta dar lugar a una segunda serie llamada Fullmetal Alchemist: Brotherhood en 2009, mucho más fiel a la historia escrita en los mangas. Tras ella, surgieron las adaptaciones cinematográficas con los títulos La estrella sagrada de Milos y Fullmetal Alchemist producida por Netflix.

Además de literatura, televisión y cine, el universo creado por Hiromu ha dado el salto a juegos de cartas, varios libros complementarios e incluso al mundo de los videojuegos. En definitiva, es una de las franquicias orientales más queridas, tanto por los espectadores como por la crítica, y con más dimensiones en la actualidad.