En el corredor de la muerte

V.O: En el corredor de la muerte 2019
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Directores/as:
Carlos Marques-Marcet
Reparto:
Cristina Soler
,
Gianpiero Cognoli
,
Marisé Álvarez
,
Miguel Ángel Silvestre
,
Pau Poch
,
Ramón Agirre
,
Vladimir Cruz
Guionistas:
Andrés M. Koppel
,
Carlos López
,
David Moreno
,
Diego Sotelo
,
Fran Navarro
,
Gema R. Neira
,
Nacho Carretero
,
Ramón Campos
Ver serie

Pablo Ibar: la historia de un español en el corredor de la muerte. Esta es la premisa de la que parte esta miniserie de cuatro capítulos de Movistar+ estrenada en 2019 que pretende recrear los más de 25 años que este hispano estadounidense ha estado encarcelado por un crimen que hasta la fecha no se sabe si cometió.

Todo comenzó en 1994, cuando se descubrió un triple asesinato en la casa del propietario de un club nocturno cuya cámara de seguridad mostró la imagen -poco nítida- de uno de los responsables. La semejanza de su rostro con el de Pablo Ibar, un joven que acababa de ser detenido por un robo menor, hizo el resto: sería acusado, condenado y enviado al corredor de la muerte.

Desde entonces la familia de Ibar nunca se ha rendido en la lucha por demostrar su inocencia. Especialmente su mujer, Tanya, una joven que mantiene que Ibar nunca estuvo en el lugar de los hechos aquella noche. Sin embargo, un cúmulo de pruebas inconcluyentes, errores judiciales y circunstancias externas han hecho que este americano de ascendencia vasca haya pasado más de media vida entre rejas.

Esta historia tan hollywoodiense en la que la realidad supera con creces la ficción se convirtió en 2018 en un libro escrito por Nacho Carretero, autor del éxito Fariña, quien se sumergió en el año 2012 en una investigación periodística sobre el caso que le llevó a visitar a Ibar en la cárcel de Florida y conocer de primera mano la versión del acusado. Y del papel, a la pantalla.

Así fue como Bambú Producciones volvería a adentrarse en una nueva obra de no ficción de Carretero para desarrollar una serie sobre el caso Ibar, que contaría, como ya ocurrió con su serial sobre narcotráfico, con el dúo Ramón Campos y Gema R. Neira en la creación junto a Diego Sotelo, David Moreno, Andrés Koppel, Carlos López y Fran Navarro en el guion. Todo un catálogo de profesionales audiovisuales encabezados por Campos y Teresa Fernández-Valdés, que vendieron a Movistar la adaptación literaria.

En ese punto la cuestión era quién interpretaría a Pablo Ibar. El director de la serie, Carlos Marques-Marcet (10.000 km), lo tuvo claro: Miguel Ángel Silvestre era el idóneo. Así fue cómo tras cuatro horas y media de casting el actor conocido por sus roles en Sin tetas no hay paraíso y Sense 8, entre otros, se transformaría en el preso.

Lo curioso de este caso es que Silvestre no conocía la historia de Ibar y una vez comenzó a postular para darle vida empezó a entenderle. “Creo en su inocencia”, ha declarado el artista alicantino en numerosas entrevistas en las que ha alegado que “le he creído desde el principio, pero durante todo el proceso ha ido cogiendo más fuerza”. Tanto es así que este estaría encantado de poder hablar con el preso español para mostrarle su apoyo.

A él se sumarían Marisé Álvarez (Crossbones) como una sufrida Tanya Ibar; Ramón Agirre Lasarte (El Incidente) haría lo propio en el rol paterno de la familia del preso; Laura de la Uz (Blanco y Negro ¡No!) como su madre, Cristina; y Pau Poch (Merlí) en el papel de Michel, su hermano.

Todos ellos conformarían junto a Miguel Ángel Silvestre el elenco principal que se desplazaría a Panamá para rodar la serie. Porque, aunque los hechos reales sucediesen en Miami, fue este país latinoamericano el elegido para simular con Madrid los escenarios comprendidos entre los años 1994 y 2019 de la vida de Pablo Ibar.

Una vida, por cierto, cuyo desenlace judicial no ha concluido. Y es que una de las máximas de esta ficción es ir pegada a la actualidad, pero eso también tiene sus consecuencias. Ocurrió días antes de comenzar el rodaje: Pablo Ibar era declarado culpable tras la repetición de un juicio que llevaba años esperando. Ante este suceso, el equipo tuvo que parar de trabajar y desde guion se decantaron por un final abierto que permitiese la continuidad de esta miniserie de cuatro capítulos en el tiempo.

¿Qué hubiese afectado a la ficción de haber sido declarado inocente en 2019? Nunca se sabrá. Ibar se ha librado de la muerte, pero no de la prisión. Mientras, sus abogados recurrirán la sentencia a la espera de que aproximadamente en 2025 se celebre un nuevo juicio que dé luz a la familia de Ibar y a su mujer, una esposa que llevará para entonces más de 30 años en una lucha incansable a tenor de la inocencia y el amor. Sobre todo un amor: el suyo.