El último baile

V.O: The Last Dance 2019
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Directores/as:
Jason Hehir
Ver serie

A pesar de que los catálogos de las plataformas de streaming parecen demostrar lo contrario, el subgénero de las docuseries deportivas no vive exclusivamente del fútbol. Y para corroborarlo Netflix incluyó en el suyo en abril de 2020 una producción documental que ha cosechado alabanzas y congregado a espectadores como pocas, El último baile. Diez episodios de una hora de duración que recorren la última temporada de uno de los equipos de baloncesto más míticos de la historia de este deporte, los Chicago Bulls, con una de las mayores estrellas de este deporte como protagonista, Michael Jordan.

Producida por la cadena especializada en deportes ESPN, El último baile se centra en la temporada 1997-1998 de los Chicago Bulls en la NBA, la que sería la última temporada de Michael Jordan en el equipo. Un momento muy especial para muchos jugadores, que afrontaban el final de su carrera, y tenían la posibilidad de cerrar una etapa inigualable alcanzando su sexto anillo de ganadores de la competición.

Al frente de esta producción se encuentra Jason Hehir, un experto en documentales deportivos y director del largometraje sobre sobre el actor y luchador de wrestling André el Gigante. Para él, El último baile fue especialmente relevante a nivel sentimental, ya que su último año de universidad coincidió con la temporada en la que se centra la serie y que vivió intensamente, y laboral, porque invirtió dos años de su vida en él. Un tiempo que, sin embargo, no evitó que trabajasen contrarreloj, ya que la pandemia de COVID-19 que vivió todo el mundo provocó que la ESPN adelantase el estreno de la serie dos meses, porque no tenía contenidos para emitir después de que se suspendiesen las competiciones deportivas en todo el mundo.

“Creo que este proyecto siempre se verá a través de la lente de una pandemia cuando hablemos sobre cuando se emitió”, reconoció Hehir en una entrevista. “Siempre se hablará a través de la lente del COVID. Pero nos sentimos muy orgullosos, mi equipo y yo, de haber acelerado el proyecto para ponerlo en marcha lo antes posible”, explicó antes de añadir que El último baile “está lleno de nostalgia y les recuerda a las personas un momento divertido y cálido que tuvieron viendo estos partidos ellos mismos o con amigos o familiares. Entonces, las personas que lo vieron entonces pueden regresar a ese lugar seguro y volver a experimentarlo ellos mismos”.

Hehir reconoce estar “orgulloso de que hayamos podido mostrar a ese Michael al mundo”, a pesar de que el propio jugador comentó antes del estreno que la gente iba a pensar que es un tipo horrible. “Todos los que están cerca de él dijeron que estaban ansiosos por que saliera ese lado de Michael porque lo conocemos como este despiadado competidor y perfeccionista para ganar a toda costa (…) Es ultra competitivo y no acepta nada menos de sí mismo y de quienes le rodean”, explicó antes de reconocer que “también es un tipo muy divertido (…) disfruta de la compañía de otras personas, lo cual es muy raro porque es muy famoso”.

Pero El último baile no está centrado únicamente en una de las mayores estrellas del baloncesto de todos los tiempos, algo que Hehir tuvo claro desde el primer día. “Por fascinante que sea Michael”, reveló, “no sé si alguien merece un examen de diez horas. Creo que la gente finalmente se cansaría de eso. Entonces tienes que encontrar una historia B y una historia C. Ahora, afortunadamente con este quipo (los Bulls), algunas de las personas más cautivadoras podrían ser el tipo detrás del tipo detrás del tipo". Para el director, el equipo dirigido por Phil Jackson era “una banda de desvalidos que se superaron con creces, y solo estaban sincronizados entre sí y encajaban muy bien. Esa fue la parte interesante de la historia que contar. No es una historia interesante si no hay desafíos, y todos estos muchachos tenían un talento natural, y se unieron al mismo tiempo, y jugaron un baloncesto tremendo”.

Además de Jordan y muchos de sus compañeros de equipo, la producción cuenta con más de noventa entrevistas entre las que se encuentran nombres tan ilustres como el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Aunque durante su aparición en pantalla lo denominaron como “exresidente de Chicago”, una curiosidad que despertó diversos comentarios en las redes sociales. “La razón por la que está en esto”, detalló Hehir, “no es que fuera el 44º presidente de los EEUU, sino que era un exresidente de Chicago y estaba allí para presenciar el ascenso de Michael Jordan a mediados de los años 80”.

En total, diez mil horas de metraje, “una unidad de 32 terabytes”, según el propio director, que tuvieron que examinar para encontrar las historias más interesantes que merecían ser llevadas a la pantalla. Pero este solo fue uno de los muchos desafíos a los que Hehir tuvo que hacer frente ya que, por ejemplo, Jordan rechazó ser entrevistado en su casa. “Hay ciertos aspectos de su vida que quiere mantener en privado”, aclaró para añadir que él mismo se encargó de buscar “lugares en los que parecía que Michael podría vivir. Sabía cómo era su casa real y sabía que se trataba de un tipo rico que tenía ciertos gustos, así que queríamos algo que combinase con eso". Así que alquilaron una casa y pidieron a dos amigos de la producción que prestasen las suyas para otras grabaciones. “Se sorprendería de lo rápido que la gente abre sus puertas cuando les preguntas ¿puede Michael Jordan venir y ser entrevistado en su casa?”.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x01
  • 1x04
  • 1x08
  • 1x09
  • 1x10