El Malvado Carabel

V.O: El Malvado Carabel 1977
  • 1 temp.
  • Comedia

Ficha técnica

Productores/as:
Ángel Monís
Directores/as:
Alfredo Castellón
Reparto:
Carmen Maura
,
Gerardo Malla
,
José María Escuer
,
Mercedes Prendes
,
Pedro del Río
Guionistas:
Hermógenes Sáinz
,
Wenceslao Fernández Flórez
Ver serie

En el verano de 2019, la Real Academia Española eliminó unas 2.800 palabras por falta de uso. Muchas de ellas eran términos divertidos, como “churruscarse” o “durindaina”, que dejaron de emplearse por desconocimiento o víctimas de la propia moda, ya que por el contrario se añadieron “selfi” y “viral”. No obstante, los amantes del verdadero castellano todavía pueden encontrar supervivientes en el diccionario. Uno de ellos es “pánfilo”, un adjetivo que designa a alguien como “cándido, bobalicón o tardo en obrar”, y que viene de fábula para entender de qué va El Malvado Carabel, una comedia social estrenada por Televisión Española en 1977.

La serie se introdujo dentro del espacio Novela, aquel en el que la cadena llevaba a la pantalla clásicos literarios de todos los tiempos. El formato nació a finales de 1962 y acabó muriendo en 1979, dos años después del debut de El Malvado Carabel; un relato que, curiosamente, no era desconocido para el gran público, ya que desde 1931 había sido adaptado hasta en cuatro ocasiones en el cine. Pero antes de entrar en sus antecedentes, cabría hacerse una pregunta: ¿Qué tiene la historia para resultar tan sumamente interesante?.

La ficción sigue los pasos de Amaro Carabel, un pobre diablo empleado de banca y a punto de casarse al que se le ocurre la genial idea de pedir un aumento de sueldo. Lo único que consigue es un despedido, por lo que cae en la cuenta de que su honradez es lo que lo ha llevado hasta su deprimente situación. Así, resignado y dejándose llevar por su sufrimiento, decide dar un vuelco a vida y lograr un porvenir al margen de la ley.

El personaje fue creado originalmente por el escritor gallego Wenceslao Fernández Flórez allá por 1931. Gracias a su agudo sentido del humor, cargado de ironía y sarcasmo, se convirtió en un éxito instantáneo llevado a la gran pantalla apenas cuatro años después. El encargado de la adaptación fue nada menos que el cineasta Edgar Neville, a quien se sumaron Fernando Fernán Gómez y Rafael Baledón en 1956 y 1962 con sendas películas del mismo título.

Para la que sería su primera versión televisiva, el productor Ángel Monís, conocido más tarde por su labor en Don Baldomero y su Gente, decidió confiar la traducción de la obra al guionista Hermógenes Sainz, con experiencia en empresas similares gracias a su implicación en Novela, donde ya había adaptado previamente Emma, Persuasión, El Idiota o El Secreto, entre otras. Sin embargo, el melillense sería todavía más reconocido por el gran público en 1989, cuando se estrenó otra de sus series: Miguel Servet: La Sangre y la Ceniza.

Al frente del proyecto, Televisión Española contó con el zaragozano Alfredo Castellón, también habitual del formato y con experiencia tanto en Novela como en Estudio 1 tras haber dirigido más de una veintena de capítulos en series como La Rima, El Tren Expreso, El Collar de la Reina o Sigfrido. Así, el realizador, más tarde premiado por su cinta Las Gallinas de Cervantes, tenía por delante el difícil objetivo de plasmar todo el espíritu de la obra de Fernández Flórez, con el añadido de lograr el tempo narrativo ideal que exige la comedia.

Por su parte, el equipo artístico está encabezado por Gerardo Malla (Goya), quien dio vida al pusilánime Carabel. Junto al actor de Cuenca, se encuentra una lista de intérpretes que incluye a Mercedes Prendes (Las Bostonianas), Pedro del Río (Las Chicas de Hoy en Día), Roberto Cruz (La Verbena de la Paloma), Lola Mateo (Hospital Central), María de las Rivas (El Pícaro), Manuel Salgueró (La Casa de los Líos), José María Escuer (Clase Media) y las ganadoras del Goya Luisa Gavasa (La Novia) y Carmen Maura (La Comunidad).

A lo largo de sus seis capítulos, El Malvado Carabel es un desternillante relato sobre la vejación laboral que aún camino de su centenario sigue tristemente actual. Es el retrato no ya de un trabajador descontento, sino de un autómata al que tachan de “revolucionario” solo por pedir unas condiciones justas. El resultado de lo que la sociedad vil te obliga a ser, solo que aquí lo de convertirse en un malvado es, por suerte, bastante más complicado que en la vida real.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x01. ‘Capítulo 1’
  • 1x02. ‘Capítulo 2’
  • 1x04. ‘Capítulo 4’