El imperio de la ostentación

V.O: Bling Empire 2021
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Reparto:
Andrew Gray
,
Cherie Chan
,
Jessey Lee
,
Kelly Mi Li
,
Kevin Kreider
Ver serie

¿Conocéis la película Crazy Rich Asians? Ese largometraje que mostraba la locura y la excentricidad de las familias más ricas y poderosas del sudeste asiático. Pues Netflix respondió con El imperio de la ostentación, una serie de telerrealidad en la que se muestra que la realidad está muy por encima de la ficción.

Al igual que ocurre con otros ejemplos de este mismo formato, como podría ser Real Housewives, es todo tan surrealista que a veces te cuestionas hasta qué punto es realidad y cuánto está guionizado. Así, las cámaras acompañan a algunos de los jóvenes herederos de Los Ángeles pertenecientes a familias asiáticas y americanas asiáticas.

Su vida está llena de lujos, ostentación y mucho glamour. Su día a día prácticamente consiste en salir de fiesta, ir de compras, preparar sus cuerpos para lucirlos en las reuniones sociales y, básicamente, ser felices gastando dinero. Pero, detrás de tanta excentricidad y aparente alegría, también se oculta el drama y el sufrimiento.

No, no es de esos casos en los que se humaniza a sus protagonistas y descubrimos su lado más sentimental. Para nada. El drama normalmente viene a partir de los secretos, porque tras la fachada de amistad se esconden muchas envidias, traiciones y líos amorosos que, por el bien de la estabilidad social, es mejor que no se descubran.

Netflix presentó a los protagonistas como “tus amigos, pero mucho más ricos y mucho más dramáticos”. En la serie podemos encontrar verdaderas joyas como “la mejor terapia es irse de compras” o “es verdaderamente difícil estar todo el día flexionando abdominales”. Para que luego digan que esta gente no sufre de verdad.

La mejor definición de lo que nos podemos encontrar en esta serie sería la siguiente: imagina que Crazy Rich Asians se encuentra con Keeping up with the Kardashians, en el universo de Gossip Girl y grabado por las cámaras de Jersey Shore. Eso es El imperio de la ostentación.

Por supuesto, la serie llegó acompañada de polémica antes incluso de su estreno. La descripción y los tráilers mostrados recibieron numerosas protestas por la imagen que se daba de sus protagonistas. Las quejas afirmaban que caían en una visión estereotipada de los ricos asiáticos, la acusaron de racista y rechazaron que esa fuese la visibilidad que reclamaban por parte de Hollywood.

Sean racistas o no, estereotipados o no (seguramente sí), lo cierto es que los protagonistas de esta excéntrica telerrealidad son así. El imperio de la ostentación hace honor a su nombre y nos trae el mejor ejemplo de que el dinero no da la felicidad, pero ayuda muchísimo. Y si el precio es hacer abdominales todo el día, pues se hacen.