El destripador de Yorkshire

V.O: The Ripper 2020
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Directores/as:
Ellena Wood
,
Jesse Vile
Ver serie

La popularidad de Netflix alrededor del mundo también se la dio a un género que hasta entonces no era tan habitual: las docuseries de 'true crime'. Tras su éxito en la plataforma, otras cadenas quisieron subirse al tren y, en el Reino Unido, tras el éxito de los docudramas Des y Los asesinatos de White Farm, se lanzaron con uno de los casos más famosos del país: El destripador de Yorkshire.

Se trata de una de las mayores persecuciones policiales de la historia de Inglaterra. Peter Sutcliffe asesinó a trece mujeres a lo largo de cinco años, y lo intentó sin éxito con otras siete. Algunas eran prostitutas, otras simplemente acudían a pubs durante los años 70. A todas ellas las odiaba porque eran “mujeres de poca moral” y, por eso, Sutcliffe fue apodado como el famoso personaje Jack el Destripador.

Su “misión divina” para limpiar “la hez en la Tierra" llegó a su fin en 1981, cuando Sutcliffe fue detenido en un coche con matrícula falsa junto a una prostituta cuyos servicios acababa de contratar. Ante el interrogatorio de los agentes confesó ser el autor de los hechos y añadió: “Me alegro de que todo haya acabado porque hubiera matado a la mujer que iba conmigo en el automóvil”.

La docuserie narra los esfuerzos de la policía por dar caza a uno de los asesinos más esquivos que ha tenido el Reino Unido y que puso en jaque a todo el cuerpo. Pero, en vez de seguir el rastro de pistas que fue dejando el asesino en serie, prefiere poner el foco en las víctimas, su sufrimiento y cómo les iba afectando la noticia de nuevos asesinatos.

Para contar los hechos, la ITV repitió la fórmula que tan bien le había funcionado anteriormente con Des y Los asesinatos de White Farm y volvió a contar con Paul Whittington detrás de las cámaras. Además, para estructurar la narrativa de la historia, el encargado de escribir el guion fue George Kay, autor de la saga Criminal.

A lo largo de los cuatro episodios que conforman esta miniserie, conoceremos los testimonios de familiares de las víctimas, investigadores y periodistas especializados en el caso. Y todo esto a raíz de una estadística que marcó a Kay cuando investigaba el caso: 23 niños se quedaron sin sus madres. “No es la historia de un destripador que operaba en Yorkshire, sino una historia de cómo Yorkshire fue destripada”, explica.

Para el trabajo de documentación y construcción del relato, Kay se basó en los datos y testimonios que había recogido anteriormente el escritor Michael Bilton en su libro Wicked beyond belief: The Hunt for the Yorkshire Ripper (Más malvado que lo imaginable: La caza del Destripador de Yorkshire), que se centraba en las víctimas del carnicero.

Sorprendentemente, eran pocos los documentales 'true crime' que vieron la luz durante la década del 2010 y que estaban protagonizados por asesinos en serie. Con El destripador de Yorkshire, el Reino Unido se introdujo en el sórdido mundo de los asesinatos en masa con uno de los casos que más ha conmocionado al país.