Dopesick: Historia de una adicción

V.O: Dopesick 2021
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Productores/as:
Richie Kern
Directores/as:
Barry Levinson
,
Michael Cuesta
Reparto:
Michael Keaton
,
Peter Sarsgaard
,
Rosario Dawson
Guionistas:
Danny Strong
Ver serie

Ya sea por su talento creativo, por su nivel de producción o por la dimensión real de su historia, Dopesick es uno de los títulos más prometedores de 2021. Coproducida entre John Goldwyn Productions y 20th Century Fox Television, esta miniserie de ocho capítulos, estrenada en el BFI London Film Festival, sumerge al público en la crónica real de una compañía farmacéutica que desencadenó la peor epidemia de drogas en la historia de Estados Unidos.

En detalle, el argumento se remonta al capítulo cero de la tragedia: el lanzamiento al mercado del fármaco OxyContin a finales de los 90. Entonces, en medio de una estrategia de promoción agresiva dentro de la comunidad médica, el doctor Samuel Finnix, un profesional responsable y comprometido, empieza a recetar el medicamento a mineros de Virginia con problemas físicos, sin saber que el prospecto ocultaba los altos índices de adicción que podía generar.

A partir de ese momento, Finnix se ve salpicado por el escándalo, sirviendo como vehículo para conocer la gigantesca trama que rodea a la corporación, Big Pharma, y a sus ambiciones planes, los cuales acaban afectando a distintos colectivos —consumidores, familiares, agentes de la ley— debido a la dependencia letal del medicamento. Así, la historia abarca desde la sala de juntas de la farmacéutica hasta los pasillos de la temida DEA (Administración de Control de Drogas).

Titulada Dopesick: Historia de una adicción en nuestro país, la miniserie se basa en un libro de investigación que se convirtió en bestseller del New York Times: Dopesick: Dealers, Doctors and the Drug Company that Addicted America, de Beth Macy. La obra explora una tragedia que, al contrario de lo que se piensa, aún continúa. Sólo en 2019, alrededor de 136 personas murieron cada día por una sobredosis de opioides. Representa más del 70% de muertes por sobredosis de drogas.

Esto hace que el proyecto tenga una dimensión humana que trasciende lo audiovisual. Ese fue el motivo por el que el nominado al Oscar Michael Keaton (Birdman) decidió volver a trabajar en televisión. No lo hacía con un personaje protagonista desde que protagonizó The Company en 2007. “Es un honor para mí poder rendir este homenaje a las víctimas y arrojar algo de luz sobre los héroes que los defendieron”, decía Keaton en una entrevista para Deadline.

Cabe destacar que la ficción puede presumir de haber reunido a un reparto de auténtico lujo. Y es que, además de Keaton, podemos ver a: Peter Sarsgaard (The Looming Tower), nominado al Globo de Oro; Will Poulter (Detroit); Jake McDormand (Sin límites); Kaitlyn Dever (Creedme); John Hoogenakker (Jack Ryan); Will Chase (Heridas abiertas); los nominados al Emmy Michael Stuhlbarg (Boardwalk Empire) y Phillipa Soo (Hamilton); o Rosario Dawson (The Mandalorian).

A nivel creativo, el artífice de la serie es Danny Strong, ganador del Emmy por Game Change y co-creador de Empire, el drama musical protagonizado por Terrence Howard. De la dirección se encarga un equipo de realizadores de muchos quilates, encabezado nada más y nada menos que por el ganador del Emmy Michael Cuesta (Homeland) y el baltimoriano Barry Levinson (Rain Man), premiado con el flamante Oscar a Mejor Director en 1989.

Con todo, el resultado del proyecto no terminó de convencer a la crítica especializada. Si bien hubo medios que la definieron como “impactante”, “brutal” o “absorbente”; otros como The Hollywood Reporter, Rolling Stone o The Playlist coincidieron en que uno de los problemas de la serie es su densidad: “Se pierde en su propia historia, arrojando tantos personajes y tantas revelaciones que hay muy pocos con el tiempo suficiente como para profundizar en ellos”.

Pese a la disparidad de opiniones, no hay duda de que Dopesick: Historia de una adicción es de esos títulos cuya influencia pretende entrar de lleno en lo social. Su cruda radiografía de los opioides, los peligros que esconden, o las fallas del propio sistema estadounidense, evidencia una epidemia mortal que, por desgracia, sigue estando de actualidad. Llegados a este punto, si la serie es capaz de resucitar el debate sobre los fármacos, su existencia habrá merecido la pena.