Divide y triunfarás. La historia de Roger Ailes

V.O: Divide and Conquer: The Story of Roger Ailes 2018
  • 1 temp.

Ficha técnica

Productores/as:
Will Cohen
Directores/as:
Alexis Bloom
Reparto:
Babette Bombshell
,
Catherine Corcoran
,
John Reardon
,
Tony Waag
Ver serie

El periodismo siempre ha sido visto con interés por el mundo audiovisual, tanto en la ficción como por el género documental, y en 2019 una serie de televisión, The Loudest Voice, y una película, Bombshell, coincidieron a la hora de escoger su protagonista, Roger Ailes. El mismo que, un año antes, había sido el centro de atención de un documental, Divide y vencerás. La historia de Roger Ailes. La fiebre creativa no fue casualidad, ya que es imposible comprender la comunicación política del partido republicano y la información televisiva estadounidense sin este hombre que en 2016 fue denunciado por acoso sexual por más de una veintena de mujeres.

A finales de los años 60, este hombre originario de una localidad industrial de Ohio se convirtió en consultor de medios de Richard Nixon después de coincidir con él en un programa de televisión. Tras una exitosa campaña presidencial, Ailes ostentó el mismo cargo con Reagan y con George Bush hijo y trabajó en la primera campaña del alcalde de Nueva York Rudolph Giulaini. Y cuando dejó la primera línea de la comunicación política, se convirtió en mandamás de FOX, que sin demasiados miramientos pasó a ser el altavoz televisivo de las políticas republicanas y el enemigo de los demócratas. Por si su carrera profesional no hubiese estado plagada de escándalos, en 2016 fue obligado a dimitir tras ser acusado por 23 mujeres de acoso sexual.

Dirigido por la cineasta sudafricana Alexis Bloom, Divide y vencerás. La historia de Roger Ailes es un largometraje que repasa las luces y las sombras de un hombre que no dejaba indiferente a nadie. Tan brillante como corrosivo, en el documental coexisten ambas cosas, porque “creo que las dos cosas coexisten en la realidad, y hay que encontrar alguna manera de que coexistan en la película”, comentó Bloom en una entrevista antes de admitir que “no es fiel a la vida si te das cuenta de que es simplemente pernicioso y monstruoso. Tampoco es que fuera un genio. Él era las dos cosas”.

Bloom reconoció que en el proceso de producción de la cinta “aprendí muchas cosas sobre Ailes. Por ejemplo, era profundamente paranoico. Me sorprendió eso. Sabía que sospechaba de la clase dominante, pero no entendía lo verdaderamente paranoico que era, en términos de su propia seguridad personal. (…) También me sorprendió, para ser honesta, el encubrimiento que lo rodeaba. La gente sabía lo que estaba haciendo y conocía el acoso sexual en FOX, que era bastante grave y bastante constante. Los asesores legales lo encubrieron, las relaciones públicas lo encubrieron, la gente avergonzó a las mujeres o se deshizo de ellas”.

Ailes falleció en 2017, pero Bloom descarta que su muerte afectase a su trabajo. “Nos acercamos a la historia como una parábola, como un gran cuento estadounidense, y no creo que su muerte cambiase eso”, confesó Bloom. “Sin embargó”, continuó, “cambió el tipo de personas con las que pudimos hablar o, más bien, lo que estaban dispuestos a decir, en cámara, porque era una especia de figura aterradora. Creo que la gente tenía miedo de hablar de él. Era litigioso y personalmente intimidante”.

Para dar forma al largometraje Bloom utilizó imágenes de archivo de su trabajo con los presidentes y de su labor en FOX con recreaciones. “Las únicas cosas que tuvimos que recrear fueron las historias de acoso sexual, mujeres que contaban historias de lo que les había sucedido años antes. Sentí que eso necesitaba verse diferente al resto de la película y ser impresionista, porque la memoria es fragmentaria”, explicó. Y lo hizo “desde su punto de vista (el de las víctimas), por lo que todo el material de Super 8 se toma como su la cámara estuviese en el hombro de la mujer: nunca la ves directamente y así es como se habría experimentado”.

A pesar de que ahora existen otras producciones que han contado la historia de Ailes, el documental de Bloom fue el primero en hacerlo y cosechó muy buenas críticas, tanto por su calidad como por capacidad para adentrarse en una historia que gente muy poderosa no estaba interesada en que viese la luz. Y en 2019 logró una nominación al Emmy en la categoría de Mérito Excepcional en el rodaje de un documental, que desde 2005 reconoce la visión del creador, la narración o la innovación artística, entre otros.

Roger Ailes fue un hombre que innovó profesionalmente y se ganó el respeto de sus compañeros y de sus superiores. Fue un ser despreciable que aprovechó de su posición de poder para acosar y humillar a mujeres que trabajaban para él. Pero también fue un ser humano que, por culpa de su hemofilia, se pasó toda la vida temiendo a la muerte. “Llevaba el miedo a morir con él”, explicó Bloom en una entrevista. “Él era ambicioso. El miedo puede hacerte temer, pero también puede convertirte en una persona audaz en silencio, para compensar. Vives la vida tan a lo grande como puedes durante el mayor tiempo posible”, añadió. Y para bien, y para mal, Ailes lo hizo.