Dirty Money

V.O: Dirty Money 2018
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Alex Gibney
,
Brian McGinn
,
Erin Lee Carr
,
Fisher Stevens
,
Jesse Moss
,
Kristi Jacobson
Ver serie

Estrenada en 2018, Dirty Money es una docuserie de Netflix que algunos definen como una “antología de la avaricia”. Y no es para menos. Compuesta por dos temporadas, la producción se adentra en los lugares más oscuros del capitalismo para relatar el camino que han seguido corporaciones internacionales para aprovecharse de sus clientes, llevar a cabo malas prácticas o incurrir en delitos que, en demasiadas ocasiones, quedan sin castigo.

La manipulación de las emisiones de los vehículos comercializados por Volkswagen, los prestámos abusivos de entidades bancarias de renombre o el lavado de dinero de cárteles de la droga al que contribuyen entidades bancarias son algunos de los temas que centran esta producción de doce episodios que, en cada uno de ellos, se adentra en un nuevo escándalo. Y entre tanta corporación de moralidad reprochable también tienen un hueco dos personajes con nombre propio, Donald Trump y Jared Kushner, su yerno y compañero en el gobierno de los Estados Unidos.

El responsable de esta producción es Alex Gibney, un documentalista neoyorquino que en sus más de sesenta años de vida se ha dedicado a desenmascarar algunas de las historias más truculentas y oscuras que han sido noticia en los últimos años. La Cienciología, Wikileaks, el político acosador Eliot Spitzer o el presidente ruso Vladimir Putin han sido algunos de los temas en los que han centrado sus documentales, entre los cuales Taxi al lado oscuro, galardonado con un Oscar en 2008. Diez años después, dejó de lado los largometrajes y trabajó con Netflix para crear una serie en la que la corrupción corporativa fuese el eje central de sus historias.

Descrito por los medios especializados como “el documentalista más importante de nuestro tiempo” Gibney es el productor ejecutivo de Dirty Money y el encargado de dirigir el primer episodio, centrado en el fraude de las emisiones de Volkswagen. Un trabajo que se tomó como algo personal, ya que él mismo tenía un coche de esa marca. “Pensé que había comprado este maravilloso automóvil que era tan divertido de conducir, tenía un gran kilometraje, estaba tan limpio…” confesó en una entrevista. “Hasta que me di cuenta de que, oh no, todas las plantas se están muriendo mientras conduzco” explicó bromeando.

Comprometido con su trabajo, el documentalista reconoce que fue instructivo ver cómo el ejecutivo de Volkswagen que aparece en su capítulo “sintiera la necesidad de decir la verdad.” Y añadió que, prácticamente todos los protagonistas de sus trabajos acaban recordando “una corrupción lenta, un tirón en el estómago cuando sintieron que podrían estar haciendo algo mal. Pero su jefe piensa que está bien, así que siguen adelante, con un compromiso corrupto tras otro, hasta que se dan cuenta de que la línea que no debieron cruzar desapareció hace tiempo”.

A pesar de que en Dirty Money son muchos los personajes que terminan horrorizando al espectador por su frivolidad o su falta de escrúpulos, para Gibney es “terriblemente importante” empatizar con ellos, porque “mi objetivo es entender la perspectiva de las personas con las que estoy hablando.” Aunque por el camino se encuentre con personas como Donald Trump, al que califica como “un hombre de negocios absolutamente terrible.” A pesar de sus fracasos empresariales, Gibney tiene claro que los seguidores de Trump son como los protagonistas de su documental sobre la Cienciología. “Algunas personas simplemente tienen la necesidad de creer en Trump” reconoció en una entrevista. “Llegan a sentir que representa parte de su carácter. No importa lo evidente que sea lo malo que es, no quieren escucharlo porque, de alguna manera, un ataque contra Trump es un ataque contra ellos.”

Consciente de lo importante que era que cada uno de los directores de los capítulos contaran las historias según sus propios estilos, también dejó que algunos de ellos se decantasen por temáticas que les eran cercanas, como le sucedía a él con Volkswagen. “hay mucho carácter en estas historias, que creo que es lo que también los distingue” reconoció. Sin embargo, es consciente de que su trabajo no puede marcar su vida, ni puede permitirse vivir permanentemente indignado por la falta de escrúpulos de las corporaciones que rigen nuestras vidas. “Tienes que encontrar alguna razón para el optimismo sobre la condición humana, de lo contrario terminas siendo esa persona amargada, que babea en una esquina hablando de cómo todos hemos sido jodidos.”

Una buena filosofía que, sin embargo, cuesta aplicarse después de ver Dirty Money y descubrir que la ética corporativa y las buenas prácticas para con los clientes quedaron olvidadas en algún cajón hace mucho tiempo. El presentador norteamericano Trevor Noah expresó a la perfección este sentimiento universal cuando lo entrevistó en su programa para hablar de la producción. “Tengo una relación extraña con tu trabajo, porque soy muy fan de lo que haces, pero siempre me hace sentir que no merece la pena vivir en el mundo.” Nadie dijo que disfrutar de una gran docuserie fuese fácil.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x01. 'Hard Nox'
  • 1x03. 'Drug Short'
  • 1x06. 'The Confidence Man'
  • 2x03. 'Slumlord Millionaire'
  • 2x05. 'Guardians, Inc.'
  • 2x06. 'Point Comfort'