Dinero negro

V.O: Tuff Money 2020
  • 1 temp.
  • Comedia

Ficha técnica

Directores/as:
Daniel Sandu
Guionistas:
Daniel Sandu
Ver serie

¿Os imaginabais a principios del siglo XXI que podríais disfrutar de series noruegas o coreanas sin tener que recurrir a páginas pirata? Parecía impensable. Pero, con la llegada de las plataformas, todo se democratizó y ahora tenemos a golpe de mando series de prácticamente cualquier lugar. Hasta de Rumanía, como es el caso de Dinero negro.

Se trata de la historia de dos encantadores perdedores que un día bromean en torno a si serían capaces de cometer el crimen perfecto. Lo que no saben es que van a tener que ponerlo a prueba, porque sus palabras son malinterpretadas y se ven arrastrados a cometer de verdad el robo. Moviéndonos entre la delgada línea entre la comedia y el drama, les seguiremos a través de sus desventuras en su intento de tener éxito con el atraco.

Esta ficción constituye una apuesta más de la HBO por la ficción europea más allá de Reino Unido o Escandinavia. Desde 2010, la plataforma ha apostado por series de mercados poco conocidos internacionalmente, con títulos como Burning Bush y Success, provenientes desde la República Checa; Cegados por la luz, de nacionalidad polaca; o la también rumana Hackerville.

Y con esta última precisamente guarda una gran relación, ya que Hackerville fue la primera producción internacional de Rumanía, que colaboró con Alemania para su creación. Por parte de los rumanos, la responsable de la serie fue la productora Mobra Films del cineasta Cristian Mungiu, y es esta misma la que vuelve a trabajar con HBO Europa para encargarse de Dinero negro.

De hecho, para este nuevo trabajo han vuelto a contar con uno de los guionistas de la serie germano-rumana. Se trata de Daniel Sandu, que en esta ocasión no solo se encarga de la escritura de la serie sino que también dirige los seis episodios que la conforman. En España es conocido sobre todo por la película Un paso detrás de Serafín.

Sandu describe esta serie en una palabra: consecuencias. Porque toda la trama cae por su propio peso como un efecto dominó, en el que una pequeña broma entre dos amigos deriva en un atraco para el que -ni de lejos- están preparados. Es, en definitiva, una historia de “gente corriente a la que le ocurren cosas increíbles”, tal y como explica su creador, y que busca atraer al público tanto local como internacional.

Para poder traspasar sus fronteras, a la experiencia internacional de su productora se le suman dos actores conocidos por sus trabajos fuera de Rumanía para encarnar a los protagonistas. Estos son Valeriu Andriuta, al que podemos ver en el 'nordic noir' Occupied, y Cristian Bota, que forma parte del elenco de la sueca Estocolmo, Estación central.

La mayoría de los países de Centroeuropa y Europa del Este no tenían una tradición televisiva fuerte como para competir a nivel internacional, pero, tras la llegada de las plataformas, tuvieron su oportunidad de mejorar y abrirse al mundo. Dinero negro es una carta de presentación de Rumanía para captar la atención sobre sus series.