Diabólicas

Muy, muy retorcidas.

Los ajos y rezos varios no van a servir de nada ante estas diabólicas ficciones que te mantendrán en tensión desde la propia cabecera.