Del Miño al Bidasoa

V.O: Del Miño al Bidasoa 1990
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
José Briz Méndez
Reparto:
Alfonso Agra
,
Antonio Ferrandis
,
Dolores Casal
,
Dorotea Bárcena
,
Evaristo Calvo
,
José Antonio Labordeta
,
Manuel Lourenzo
,
Nacho Castaño
,
Nicolás Dueñas
,
Xosé Luis Bernal 'Farruco'
Guionistas:
Camilo José Cela
,
José Briz Méndez
,
José Esteban
,
Mariano Tudela
Ver serie

Estrenada en 1990, Del Miño al Bidasoa es una miniserie de aventuras producida por Televisión Española a partir de la novela Del Miño al Bidasoa y Otros Vagabundajes, escrita por el gallego Camilo José Cela; curiosamente premiado con el Nobel de Literatura justo un año antes, siendo así el quinto español en ser galardonado con este prestigioso reconocimiento.

Ambientada en la segunda mitad del siglo XX, más concretamente en la España de posguerra, la ficción narra las peripecias de dos vagabundos en su odisea por la cornisa cantábrica, donde toman contacto con las realidades idiosincráticas de la zona. De hecho, los cuatro capítulos de la serie se corresponden con las cuatro regiones por donde transcurre el viaje.

El origen de la historia se remonta al verano de 1948, cuando el diario Pueblo encargó a Cela un viaje por buena parte de España. A partir de las crónicas que redactó durante sus aventuras, el novelista de Iria Flavia armó cuatro años más tarde Del Miño al Bidasoa; y casi a la par, en 1959, Primer Viaje Andaluz. De hecho, podría decirse que son complementarias, en tanto que ambas reflejan de manera exquisita una visión única de las tierras del país y sus gentes.

Como curiosidad, la adaptación televisiva se acabó estrenando en la primera cadena pública en noviembre del 90, con un episodio titulado Trancos Galicianos. Éste presentó el primer tramo del bello recorrido que se vería a lo largo de la ficción, y que se inicia en las provincias gallegas de Santiago de Compostela, Orense, La Coruña, Betanzos, Mondoñedo y Ribadeo.

Al frente del proyecto, el director José Briz lidera un equipo creativo formado también por los guionistas José Esteban y Mariano Tudela (Zalacaín el Aventurero), encargados de traducir las páginas de Cela a un guion audiovisual. En este sentido, cabe destacar que el proceso no fue nada sencillo, siendo la “autenticidad” lo que más preocupaba a los responsables: “Aunque hay algunos cambios, la adaptación es lo más fiel que nos ha sido posible”, comenta Briz.

El malagueño, que ya tenía experiencia en el terreno televisivo gracias a su trabajo en Palabras Cruzadas y Cuentos y Leyendas, lideró, junto al director de fotografía José Luis Cabañas (Para Elisa), un rodaje copado de escenarios naturales que pretendían reflejar con pelos y señales las distintas vicisitudes que encontró el propio Cela en su viaje, que se llegó a extender desde el norte de España hasta Francia.

En lo referente al contenido y estilo de la ficción, Briz destacaba el carácter híbrido que inunda el título, pues la realización se sirve de recursos propios del tratamiento documental: “Hemos intentado aproximarnos a la realidad lo más posible. Para ello, hemos utilizado actores sacados de las propias autonomías que recorremos”. Además, se optó por no doblar en postproducción a los lugareños, así como por no eliminar las expresiones y giros locales; dándole todo ello a la serie un acento propio, inconfundible y realista.

Junto a este elenco de actores debutantes se encuentra también una terna de notables intérpretes reconocibles para el gran público. Entre ellos: Nicolás Dueñas (Aquí no hay quien viva) y José Antonio Labordeta (Delirios de Amor) como la pareja de vagabundos; el nominado al TP de Oro Jesús Guzmán (Crónicas de un Pueblo), Manuel Lourenzo (Fariña) y el valenciano Antonio Ferrandis (Verano Azul), nominado al Goya en 1989 y ganador, entre otros galardones, del Fotograma de Plata y el TP de Oro en 1966 y 1982, respectivamente. Aquí, curiosamente, el actor que interpretara al mítico Chanquete presta su voz como narrador del relato.

Una historia entendida por los propios responsables de la serie como un “programa cultural”. De hecho, en la época ya se aseguraba que la ficción “puede satisfacer a un sector de audiencia con cierta predisposición, pero no es un producto de evasión para todos los públicos”. Por lo que, según parece, serían los acérrimos de Cela quienes más satisfechos quedarían tras ver las peripecias de Dueñas y Labordeta.

Del Miño al Bidasoa es una miniserie de cuatro episodios que trata de fotografiar la vida y el paisaje de nuestra tierra como ya lo hiciera su autor décadas antes. En conjunto, un título con el que tal vez no solo descubras lugares que ni sabias de su existencia, sino que puede dejarte prendado gracias a la espontaneidad y el encanto de sus gentes. Y del buen vino.