Day of the Dead

V.O: Day of the Dead 2021
  • 1 temp.
  • Comedia

Ficha técnica

Productores/as:
Graem Luis
,
Matt Drake
Directores/as:
Jem Garrard
,
Steven Kostanski
Reparto:
Daniel Doheny
,
Keenan Tracey
,
Miranda Frigon
Guionistas:
Jed Elinoff
,
Scott Thomas
Ver serie

Estrenada en noviembre de 2021, Day of the Dead es una serie canadiense, enmarcada dentro del relato zombi. Pero cuidado si lo que se te viene a la cabeza es The Walking Dead, pues ésta prefiere no tomarse muy en serio a sí misma y reencontrarse con el espíritu más desenfadado del género, brindando al público un auténtico show, cercano a la “serie Z” y protagonizado por innumerables baños de sangre, muertos vivientes y mucho cachondeo.

Ya en su primer adelanto, la ficción se autodefinió como “una oda a George A. Romero”. Si eres de los que nunca han visto su nombre sobreimpreso en una pantalla, debes saber que Romero es el autor de la Day of the Dead original, la de 1985, titulada en España El día de los muertos y considerada el gran referente entre las películas sobre no muertos. No obstante, pese a compartir título, esta serie tiene poco que ver con lo que estableciera el padrino del género.

Para empezar, su argumento es radicalmente distinto. Aquí la historia sigue a seis desconocidos que luchan por sobrevivir a una invasión zombi durante las primeras 24 horas tras el despertar. Así las cosas, cada uno de los personajes es sorprendido por el apocalipsis en el momento más inoportuno de sus tristes pero hilarantes vidas, obligándose a unirse entre ellos y aguantar el chaparrón en una pequeña ciudad que de repente se llenará de conflictos.

Tal y como sugiere el relato, esta versión televisiva de Day of the Dead tiene un componente de humor muy evidente, por lo que, tonalmente, se aleja de la concepción del género que tenía el propio Romero para acercarse más a títulos recientes que han apostado por mezclar las tripas y los mordiscos con las risas y el absurdismo. Es por eso que la ficción está en la línea de Zombies Party, la película de Edgar Wright, o de series como Zomboat! o Reality Z.

Rodada íntegramente en Vancouver, la producción estuvo supervisada por dos estudios, Abbott Street Films y Cartel Pictures, responsable de Creepshow. Por otro lado, la dirección se le confió al prometedor Steven Kostanski, autor de El vacío y PG: Psycho Goreman, quien aseguró que la serie “captura el espíritu de las películas de Romero”, pues, al igual que en los 70, pensaron en cómo “poder estirar el presupuesto” al máximo “para tener gags gore y cosas locas”.

A nivel narrativo, Day of the Dead fue creada y desarrollada por Jed Elinoff y Scott Thomas, una pareja de guionistas nominada al Daytime Emmy y con experiencia en proyectos adolescentes. No en vano, juntos han escrito Los Vigilantes de Malibú, Vuelve Raven, Amigas a destiempo o la animada Randy Cunningham: Ninja Total. Por eso quizá lo más cercano que hayan hecho sea R.L. Stine’s the Haunting Hour, dónde participaron en cinco capítulos entre 2010 y 2013.

Por su parte, el equipo artístico de la serie no es muy amplio, pero está compuesto por rostros interesantes y con cierta vis cómica. Entre ellos: Keenan Tracey (Bates Motel); Daniel Doheny (Nuevo sabor a cereza); Natalie Malaika (Fractured); la debutante Morgan Holmstrom; Miranda Frigon (Heartland); Kristy Dinsmore (Vikings); Kevin O’Grady (Fargo); Dejan Loyola (Saving Hope); Mike Dopud (Power); o la chicagüense Marci T. House (iZombie).

Con todo, la respuesta de la crítica especializada seguramente no fue la esperada, pues la serie obtuvo comentarios negativos en la mayoría de medios. Los hubo tajantes, como el de IGN, para quien el proyecto es un “intento vacío” por atraer a los espectadores usando una marca tan potente como es George A. Romero; y, por otro lado, los hubo más amables, como es el caso de Decider, que echa en falta ese componente social que tenían las películas del maestro.

En definitiva, Day of the Dead es un título que se construye en torno a dos elementos: litros de sangre y toneladas de humor negro. Si eres seguidor del género, tal vez disfrutes de esta deriva cómica por su espíritu desenfadado; siempre y cuando te la tomes como lo que es: un show. Si aún así no es de tu agrado, no te preocupes, al menos te complacerá saber lo fácil que es unir a la humanidad en momentos de crisis. Al menos en la ficción.