Cheyenne y Lola

V.O: Cheyenne & Lola 2020
  • 1 temp.
  • Dramedia

Ficha técnica

Productores/as:
Christine de Bourbon Busset
,
Marc Missonnier
Directores/as:
Eshref Reybrouck
Reparto:
Charlotte Le Bon
,
Patrick d'Assumçao
,
Veerle Baetens
Guionistas:
Virginie Brac
Ver serie

¿Cómo sería el cruce seriéfilo entre Thelma y Louise y Breaking Bad? Interesante, desde luego. Pues esto es lo que han tratado de conseguir los responsables de Cheyenne y Lola, un drama de tintes cómicos ambientado en el peligroso mundo del contrabando, de los empresarios, de los mafiosos, de la policía, de casi todo aquello que implique traición y estafa por la espalda.

En detalle, el argumento sigue a dos mujeres muy distintas, cuyos destinos quedan ligados para siempre tras un asesinato. Cheyenne acaba de salir de la trena y limpia ferries entre Francia y el Reino Unido mientras sueña con huir lejos y empezar una vida nueva como tatuadora. Lola es una joven parisina, egoísta y sin escrúpulos, que llega del norte para irse a vivir con su amante.

Pero todo cambia cuando Lola mata a la mujer de su querido. Ahí, Cheyenne se convierte en testigo involuntario y sabe que, con sus antecedentes, sería ella la acusada de asesinato; por lo que se ve obligada a pedir ayuda para deshacerse del cuerpo. Sin embargo, este favor las acaba arrastrando a una espiral delictiva que, a su vez, podría reportarles mucho mucho dinero.

Nacida en Francia, esta especie de “western moderno” —así la calificó Sundance TV durante la promoción— hizo su debut en la sección oficial de Cannes Series en 2020. Por otro lado, es un proyecto de ocho episodios de aproximadamente 52 minutos cada uno; surgidos gracias a la colaboración entre Lincoln TV, Orange Studio, Scope Picture y Pictanovo, en asociación con VRT.

A nivel creativo, la máxima responsable es la guionista Virginie Brac, de gran experiencia en el ámbito televisivo. No en vano, desde que debutase en 1997 en un episodio de Maigret, Brac ha ido empalmando trabajos en series como Engrenages, Insoupçonnable o Mortal, disponible en Netflix desde finales de 2019. Llama la atención su participación en Cannabis, donde ya explora cómo el narcotráfico y el mundo criminal afectan a todos los implicados, del escalafón más alto al más bajo.

Otros nombres importantes dentro del equipo son los de Eshref Reybrouck, director de títulos como Operación Éxtasis, también ambientada en el universo drogas; el cinematógrafo Frédéric Van Zandycke, responsable de la fotografía de Gina en Chantal; o el compositor Bjorn Eriksson, quien le puso música a la cinta Alabama Monroe, nominada al Oscar como Mejor Película de Habla Extranjera en 2014.

En el plano artístico, la ficción está liderada por dos actrices: Charlotte Le Bon (Calls) y Veerle Baetens (Tabula Rasa), quienes interpretan los roles principales. Además de ellas, encontramos rostros como los del nominado al César Patrick d’Assumçao (El desconocido del lago), Natalia Dontcheva (Los ríos de color púpura), Alban Lenoir (Marianne) o la belga Lubna Azabal (La chica del tambor), ganadora del premio Genie en 2011.

Con todo, Cheyenne y Lola apunta a convertirse en una auténtica revelación para los fans de los relatos criminales con un punto de humor negro. Es un retrato moderno que refleja lo peor de la sociedad, adentrándonos en un mundo túrbido y desalmado a través de dos mujeres cuya química en pantalla es otra gran noticia para el espectador. Échales un ojo, no podrás escapar.