Buenos días, Verônica

V.O: Bom Dia, Verônica 2020
  • 1 temp.
  • Thriller

Ficha técnica

Ver serie

En la primavera de 2019, el director de contenidos de Netflix, Ted Sarandos, daba la noticia: la plataforma tenía planes para producir 30 nuevas series y películas originales en Brasil. “Solo es el comienzo”, decían. Y qué comienzo, pues debido al éxito de títulos como 3%, la primera serie original del streaming en el país, o el thriller O Mecanismo, por ejemplo, los espectadores de todo el mundo podrían disfrutar de decenas de historias ‘made in Brazil’. De aquella hornada acabaron saliendo algunas como Spectros, el largometraje Sergio, o esta Buenos Días, Verônica, serie que se enmarca dentro del thriller criminal.

Su argumento gira en torno a Verônica Torres, una secretaria de policía bastante discreta que trabaja en una comisaría de São Paulo. Casada y con dos hijos, su vida da un giro brutal cuando asiste al suicidio de una joven en la misma semana que recibe una llamada anónima de una voz que le implora ayuda. A partir de ese momento, decide investigar por su cuenta y riesgo los casos de esas dos mujeres maltratadas con el objetivo de poner freno a la violencia. Claro que, cuando entras a formar parte del juego, luego es imposible escapar.

Como apunte, el relato está basado en la novela homónima publicada por Raphael Montes y la criminóloga Ilana Casoy, quien firma bajo el seudónimo de Andrea Killmore. Ambos, además, son los showrunners de un proyecto que cuenta con dos guionistas colaboradores, Carol García (Impuros) y Gustavo Bragança (Romance Policial: Espinosa). Volviendo a los autores, no está de más señalar que Montes es el único de los dos con experiencia previa en el medio, tanto en la gran como en la pequeña pantalla. De hecho, en 2019 logró una nominación a Mejor Guion por Praça Paris en los premios CinEuphoria.

Curiosamente, Montes y Casoy se conocieron de casualidad en una feria literaria en Extrema, al sudeste de Brasil. Según se cuenta, el escritor le propuso arriesgarse a escribir juntos una obra de ficción propia, ya que entonces Casoy solo se dedicaba a diseccionar historias de crímenes reales. Si bien en un principio ella se negó en rotundo, más tarde, al leer los libros de Montes, la criminóloga accedió a quedar con él para intercambiar opiniones. De aquella reunión surgió un borrador que recopilaba las ideas de ambos y que fue el germen de la novela posterior.

Una vez embarcados en el proyecto, Casoy propuso unir lo mejor de cada uno: su compañero, las tramas de suspense; y ella, el universo de los asesinos en serie. “La idea fue muy concisa. Yo quería hacer O Silencio dos InnocentesEl Silencio de los Corderos— en Brasil. No había nada así. El juego del gato y el ratón. Con la misma tensión, la misma huella”, cuenta la escritora.

Otro de los puntos clave del relato es la elección de un personaje femenino como protagonista absoluto. Éste, además, no debería ser la típica detective, sino una personalidad más alejada del estereotipo. En palabras de Casoy: “Queríamos de verdad una secretaria, que fuera un policía invisible en el sistema. Mucha gente ni siquiera entiende que es policía”.

Por otro lado, Bom Dia, Verônica fue rodada íntegramente en portugués y cuenta con el apoyo de la productora Zola Filmes, conocida en el país de Ronaldinho por títulos de notable variedad genérica. Por algo en los últimos tiempos ha producido desde comedias como Por Isso Eu Sou Vingativa hasta dramas criminales de la talla de Romance Policial: Espinosa, pasando por el biopic deportivo Heleno: O Príncipe Maldito, estrenado en 2011.

En lo que respecta al elenco, conviene mencionar a una terna de intérpretes destacados dentro del relato: Tainá Müller (Perro Sin Dueño), galardonada con el premio ACIE 2008; la nominada Camila Morgado (Olga); Elisa Volpatto (Mulher de Fases); Antônio Grassi (Río de Intrigas); Silvio Guindane (3%); Adriano Garib (Salve Jorge); o el ganador del premio Contigo Eduardo Moscovis (Pecado Capital), entre otros.

En cuanto al tema de la serie, la violencia doméstica, la propia Müller sostiene que fue todo un desafío “enfrentar un asunto tan urgente e importante como ese con el respeto y el cuidado que merece”. Por su parte, su compañera, Camila Morgado, añade: “Todas las mujeres ya han experimentado algún tipo de vergüenza. Por eso también plantee preguntas sobre cómo veo el tema, sobre cómo mi abuela lidió con el tema, mi madre, mis amigos... Porque todos tienen una historia que pasa por un acoso, una vergüenza. Traté de ponerme en el lugar de la víctima y ver a través de ella”.

Con todo, Buenos días, Verônica es un thriller policial que no se anda con sutilezas a la hora de presentar la realidad de millones de mujeres que sufren algún tipo de maltrato machista en su día a día. Su crudeza y violencia en escalada sumergirá a los espectadores en un relato con más de uno y dos giros que a ratos es pura acción, y otras una investigación diseñada al milímetro.