Black Narcissus

V.O: Black Narcissus 2020
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Directores/as:
Charlotte Bruus Christensen
Reparto:
Aisling Franciosi
,
Alessandro Nivola
,
Gemma Arterton
,
Nila Aalia
,
Rosie Cavaliero
Guionistas:
Amanda Coe
Ver serie

Estrenada en noviembre de 2020, Black Narcissus es una miniserie dramática que encuentra uno de sus puntos fuertes en la atmósfera de misterio que plantea; una donde la religión y la fe chocan inevitablemente contra el despertar de las pasiones y los deseos reprimidos. Se trata de una propuesta en la que el plano espiritual es protagonista, aunque eso no significa que sea el único ingrediente.

La historia sigue a la hermana Clodagh, una monja joven y ambiciosa que se embarca en una misión en una zona remota del Himalaya durante los últimos coletazos del dominio británico en la India. Empeñado en lo alto de un acantilado, el palacio Mopu es conocido como la “Casa de las Mujeres” y alberga cantidad de secretos sombríos. Será un test de altura para unas monjas que pretenden montar allí un convento, sin saber los peligros que esconde el lugar.

Como curiosidad, Black Narcissus se basa en la exitosa novela de Rumer Godden, publicada en 1939. Sin embargo, no es la primera adaptación que sale a la luz, pues, pocos años después de su lanzamiento, el relato llegó a los cines de la mano de Michael Powell y Emeric Pressburger, con la actriz Deborah Kerr en el papel protagonista.

Más de 70 años después, DNA Films, la misma de Love Actually, Ex Machina o 28 Días Después, decide apostar por una versión televisiva de tres episodios, emitida a través de FX Network en Estados Unidos, BBC One en Reino Unido y Hulu para el resto de países. A España, sin embargo, no llegaría hasta la primavera de 2021, cuando entró a formar parte del catálogo de Disney+.

A nivel creativo, detrás del proyecto se encuentra la guionista Amanda Coe, galardonada con el BAFTA TV en 2013 gracias a su trabajo en el drama romántico Room at the Top. No obstante, su currículum es bastante extenso e incluye títulos como El Escándalo de Christine Keeler, Apple Tree Yard e incluso algunos capítulos de Shameless, emitidos entre 2004 y 2007.

Por su parte, la dirección viene firmada por la danesa Charlotte Bruus Christensen, que debuta como realizadora tras una larga trayectoria como directora de fotografía en cintas de la talla de Fences, Un Lugar Tranquilo, Molly’s Game o La Chica del Tren, entre otras. Nominada dos veces al premio Robert, Christensen encuentra aquí su debut en la pequeña pantalla.

En lo que respecta al elenco, el principal reclamo es la británica Gemma Arterton (Quantum of Solace), doble nominada al British Independent Film Award en 2016 y 2018. Pero aparte de ella hay más rostros reconocibles, como la ganadora del AACTA Aisling Franciosi (La Caza), Chaneil Kular (Sex Education), Alessandro Nivola (Jurassic Park III), Patsy Ferran (Jamestown), Nila Aaila (El Descubrimiento de las Brujas) o la veterana Rosie Cavaliero (Gentleman Jack).

Con estos ingredientes, llama la atención que la serie fuera recibida con división de críticas por parte de la prensa especializada. Entre las más optimistas están la de Chicago-Sun Times y la de The Hollywood Reporter, que coinciden en elevar los apartados visual y artístico por encima del resto. Esto es algo que sintetiza la primera en su reseña: “En parte es un romance y en parte es un relato de horror que mantiene el interés con hermosos escenarios e interpretaciones conmovedoras”.

Por el lado contrario, Variety señala que el principal problema es que el guion “se pierde en su propia atmósfera misteriosa, sin encontrar una voz propia”. The Washington Post, por su parte, no es tan misericordioso y le dedica una línea fulminante: “Plantea un misterio de verdad: ¿qué es esto y por qué ha salido a la luz?

Definida por algunos críticos como un cruce entre La Seducción de Sofia Coppola y Silencio de Martin Scorsese, Black Narcissus es una miniserie que se cuece a fuego lento y que parece fiar todo su éxito o fracaso a la calidad de sus interpretaciones y a sus sobresalientes niveles de producción. Lo mejor, desde luego, está en la construcción de esa atmósfera tan inquietante, marcada por el aislamiento, la hostilidad y los dilemas más personales.