Inside Bill's Brain: Decoding Bill Gates

V.O: Inside Bill's Brain: Decoding Bill Gates 2019
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Davis Guggenheim
Reparto:
Alex Bueermann
,
Davin Orness
Ver serie

La vertiente biográfica del género documental es una herramienta excelente para descubrir algunas de las personalidades más asombrosas e importantes de la Historia. Y si nos fijamos en la más cercana, la contemporánea, es imprescindible contar con uno de los nombres más importantes de las últimas décadas: Bill Gates. Una obligación que es posible gracias a la docuserie de tres episodios de Netflix titulada Bill Gates: bajo la lupa.

Creador del sistema operativo Windows, fundador de Microsoft y ahora filántropo, Bill Gates es un hombre que durante más de dos décadas trabajó para acercar la informática y la ofimática a millones de usuarios en todo el mundo. Un arduo trabajo en el que se granjeó enemigos y admiradores, y que le han llevado a encabezar las listas de los hombres más ricos del mundo. Pero, ¿qué hay detrás de este hombre sin el que no se podrían comprender los avances tecnológicos de las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI?

A esta pregunta trata de responder Davis Guggenheim, el director de cine y televisión que en 2007 fue galardonado con el Óscar al Mejor Documental por Una verdad Incómoda. Y para ello no duda en compartir plano, y espacio, con el protagonista de su trabajo. “Siento que la gente está más abierta cuando no tiene una cámara en la cara. Y también siento que la gente escucha mejor”, confesó el director en una entrevista.

Guggenheim conoció a Gates mientras rodaba el documental Waiting for Superman y fue entonces cuando decidió que el empresario y filántropo sería un tema ideal para su próximo trabajo. “Cuando lo presente les dije: ‘Voy a hacer el mejor episodio que hayas visto sobre inodoros’”, comentó bromeando con la iniciativa de la fundación Gates para que todo el mundo tenga inodoros. En realidad, la producción se centra en los tres grandes problemas que Gates y su esposa, que también da nombre a la fundación, están tratando de resolver desde la misma: la erradicación de la poliomielitis, el cambio climático y la mejora de saneamiento para evitar muertes innecesarias de niños.

Esta elección temática no fue casual porque lo que le interesaba a Guggenheim era “no centrarse en las cosas donde tenemos éxito”, en palabras del propio Gates, que se sorprendió de que no diese valor a la reducción de la tasa de mortalidad infantil que han conseguido en los últimos treinta años. En cambio, el director profundizó en áreas en las que su fundación se enfrentó a reveses, para mostrar las motivaciones y la lucha del filántropo.

“Él es muy emocional”, respondió Guggenheim en una entrevista cuando le preguntaron qué es lo que más le sorprendió de Gates. “En las primeras tres o cuatro entrevistas no siempre vi emoción. Melinda (su esposa) habla de eso, cuando todos están viendo una película, los niños notan que él es el primero en llorar”, compartió antes de desvelar que, por otro lado, Gates “quiere ser analítico, no comparte su lado más emotivo. Y eso es una pena. Y creo que la serie comienza a revelar eso sobre él”.

A pesar de que la producción ofrece una imagen favorecedora de Gates, en sus largas caminatas en las que le entrevista, Guggenheim no evita algunos de los temas más espinosos para el filántropo, como la relación con su madre o el caso federal antimonopolio contra Microsoft de la década de los 90. Y también cuenta con colaboradores necesarios para ofrecer un retrato completo del filántropo, como son sus familiares o algunas de las personas que han trabajado junto a él durante años.

Estrenado en el prestigioso festival de Telluride, Bill Gates: bajo la lupa es una docuserie esencial para aquellos que deseen acercarse a este particular personaje de la revolución tecnológica del siglo XX. Pero también para aquellos que quieran conocer mejor los retos sociales a los que se enfrenta la humanidad. Esos que quedan plasmados en la creación de Guggenheim gracias a la faceta solidaria del magnate y que se toma tan en serio como cuando luchaba por que todos los ordenadores del mundo tuviesen el sistema operativo Windows. Ojalá tenga la misma fortuna.