ACI: Alta Capacidad Intelectual

V.O: HPI: Haut Potentiel Intellectuel 2021
  • 1 temp.
  • Dramedia

Ficha técnica

Productores/as:
Anthony Lancret
,
Berengere Legrand
,
Pierre Laugier
Directores/as:
Laurent Tuel
,
Vincent Jamain
Reparto:
Audrey Fleurot
,
Mehdi Nebbou
Guionistas:
Alice Chegaray-Breugnot
,
Nicolas Jean
,
Stéphane Carrié
Ver serie

Caótica, temperamental, inmanejable... y la única capaz de resolver cualquier crimen. Morgane Alvaro es la protagonista de ACI: Alta Capacidad Intelectual, una exitosa serie de origen francés que mezcla el policíaco con el drama y la comedia, siguiendo así las andanzas de uno de esos personajes irresistibles, de los que se adueñan de cada escena y acaparan todas las luces desde la primera toma. En otras palabras: si buscas una excusa para ver la serie, ella es la excusa.

En detalle, hay que decir que Morgane es madre soltera con tres hijos de dos padres distintos a su cargo. Nació con un alto potencial intelectual y, de alguna manera, eso la ha convertido en alguien socialmente torpe. Tanto que sólo se lleva con su vecino Henri, de 75 años. Es incapaz de mantener un trabajo estable y se las apaña con chapuzas temporales. Una noche, mientras limpia una comisaría de policía de Lille, Morgane no puede resistirse a “ordenar” las pistas de una investigación.

Al día siguiente, los agentes descubren que Morgane ha dado un paso de gigante para dar con el sospechoso. Tras interrogarla y probar su método, la policía decide ficharla para resolver los casos más enrevesados; formando así una extraña dupla con el líder de la brigada. No obstante, nadie dijo que Morgane trabajara gratis, por lo que, a cambio, la policía deberá colaborar con ella y reabrir una investigación de personas desaparecidas. Entre ellos, su primer amor, que se “volatilizó” cuando ella estaba embarazada.

Titulada HPI: Haut Potentiel Intellectuel en su versión original, la serie viene producida gracias a la colaboración entre Septembre Productions, Itineraire Productions y el canal francés TF1, el de más audiencia en el país vecino desde 1988, y el que en los últimos tiempos ha levantado proyectos originales como Profilage, The Promise o El bazar de la caridad, entre otros. A modo de curiosidad, la serie fue estrenada antes aún en Bélgica, a través de Le Une.

En ambos casos fue un éxito rotundo. Y es que, según las cifras, ACI: Alta Capacidad Intelectual congregó a más de 10 millones de espectadores franceses la noche de su lanzamiento, lo que la convirtió en la tercera serie más vista de la historia del país. En otro territorio cercano, Italia, no se quedó precisamente atrás, reuniendo a cerca de 4,5 millones de seriéfilos para ver el primer episodio de la ficción dirigida por Vincent Jamain (Balthazar) y Laurent Tuel (El primer círculo).

En términos narrativos, la propuesta lleva la firma de Stéphane Carrié (Candice Renoir), Nicolas Jean y Alice Chegaray-Breugnot (La mantis). Junto a ellos colabora un equipo de guionistas en el que destacan nombres habituales de la escena francesa, como Julien Anscutter (Profilage), Charlene Galan (Sam), Nicolas Clément y Marion Carnel (Balthazar), Laurent Vignon (Tándem) o Alexandra Julhiet (La Garçonne).

En el apartado artístico, el gran reclamo es la presencia de Audrey Fleurot, nominada al Globe de Cristal como Mejor Actriz por El bazar de la caridad y tal vez conocida en nuestro país por su participación en la película Intocable, donde interpretaba a Magalie, la asistenta personal de Phillipe. Completan el elenco: Mehdi Nebbou (Baby); Marie Denarnaud (L’absente); Cypriane Gardin (Alice Nevers); o Bérangère Mc Neese (Crudo), entre otros.

Con todo, ACI: Alta Capacidad Intelectual constituye un título recomendable para todos los que busquen una serie amena para entretenerse sin calentarse mucho la cabeza. Ocho episodios de aproximadamente 50 minutos que se sirven de la fórmula tradicional de las ‘buddy movies’ en su deriva policiaca; es decir, una misión por resolver y dos personajes radicalmente opuestos obligados a cooperar. Uno es un agente serio; la otra, una experta en saltarse las reglas.